X
PUBLICIDAD

Chubut: por el robo de 30 vacunas Sputnik V, allanan una sede del gremio de Hugo Moyano

En el marco de la investigación por el hurto de 30 dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus, la fiscalía de Comodoro Rivadavia ordenó hoy un allanamiento a las oficinas de la obra social y el sindicato de Camioneros de Chubut, que encabeza el exdiputado nacional Jorge Taboada, un aliado de Hugo Moyano.

El operativo de hoy en la sede de Camioneros en Comodoro Rivadavia.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 19/02/2021 21:42
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Fuentes cercanas a la investigación dejaron trascender que hubo resultados “positivos”, aunque no hubo mayores precisiones, ya que se debe analizar la información obtenida a través de computadoras del lugar.

El misterio de las 30 dosis de Sputnik V generó un nuevo capítulo en la investigación judicial, con el sorpresivo allanamiento en instalaciones donde funcionan tanto la obra social como la sede del sindicato Camionero de la provincia de Chubut, en calles Dorrego y España de Comodoro Rivadavia.

El exdiputado nacional Jorge Taboada, el referente del sindicato de camioneros en Chubut.

La información vinculada a los procedimientos fue confirmada por la cuenta oficial de Twitter de la institución gremial: “Ante los hechos de público conocimiento en Comodoro Rivadavia, que incluyeron allanamientos a nuestra sede Sindical y Obra Social, queremos poner de relieve nuestra total disposición y colaboración con la Justicia a fin de esclarecerlos hechos”, expresó la entidad.

Faltantes en el hospital
Los allanamientos de este viernes se sumaron a otros 15 realizados durante la semana en las viviendas de personal de salud del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. “Un sumario no es lo mismo que una denuncia. Acá había un delito manifiesto, vacunas que debían estar bajo el resguardo de una persona responsable y en un lugar donde debían tomarse todas las medidas, han desaparecido”, dijo el ministro de Seguridad del Chubut, Federico Massoni.

El funcionario agregó: “No desaparecen las cosas porque sí. El sumario interno que desarrolle Salud no tiene que afectar la realización de la denuncia”. Y añadió: “Hemos puesto toda la carne a la parrilla porque vamos a ir a buscar los responsables aunque nos cueste muchísimo más, tenemos que encontrar a los responsables este hecho que es nefasto para la ciudadanía y es nefasto, porque entendemos que puede haber sido provocado por empleados públicos”.

Massoni, además, indicó que falló “la custodia” y señaló que a partir del martes se tomó la determinación de que las cámaras del hospital sean monitoreadas por el centro de monitoreo, para tener un soporte de ” 25 días y no de cuatro días”. También señaló que se buscará acelerar el proceso de vacunación para que las dosis no queden guardadas en stock tantos días.

En tanto, el fiscal jefe Juan Carlos Caperochipi señaló que se van a investigar los recaudos que se tuvieron en cuenta para custodiar las vacunas y que la causa se agravaría bajo la calificación de “hurto calamitoso”.

Mientras tanto, continúan las derivaciones de la investigación en marcha. El descontento de trabajadoras y trabajadores de salud, cuyos domicilios fueron allanados en los últimos días, motivó el inicio de un paro como protesta. “Las compañeras han decidido dejar de vacunar”, anticipó uno de los delegados gremiales, Armando Vargas, en reclamo de garantías frente a los atropellos denunciados. “Moralmente y psicológicamente no están bien -añadió el gremialista-. Hay una negativa de parte de las compañeras a seguir vacunando y trabajando así como si nada”.

Gabriela, una de las enfermeras del hospital, denunció públicamente que los agentes policiales provocaron destrozos en su domicilio, además de que se llevaron el celular y una tablet que le habían regalado a su hijo para Navidad. Gladys Díaz, dirigente de la CTA, cuestionó: “Destrozaron todo como si fueran delincuentes, pero son trabajadores”.

Frente a la denuncia de la enfermera, el ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, anticipó que habrá una investigación por “presunto abuso de autoridad”, aunque puso en dudas los dichos de la mujer, al contrastarlos con lo expresado por el testigo de cargo durante el operativo: “En las declaraciones, el testigo señala algo distinto de lo que menciona la denunciante. La mujer tenía Covid y en esa casa no se entró”, manifestó el funcionario provincial, quien dijo que de todos modos pidió la apertura de unainvestigación penal para deslindar responsabilidades.

Por su parte, Julio Gutiérrez, del sindicato de Vigiladores que representa a los trabajadores de Seguridad del hospital, donde ocurrió el hurto, puso en duda que el robo haya existido y planteó la sospecha de que las vacunas fueron colocadas a personas por fuera delos registros oficiales: “Estamos seguros que esas vacunas se colocaron en el mismo hospital sin decir a quién, seguro a algún amigo de un amigo. Es una vergüenza”. (La Nación)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR