X

La pobreza trepó al 40,6%

Son cifras del Indec. La indigencia se sitúa en el 4,7%. Entre el primer y segundo semestre del 2020 pasaron a ser pobres casi 4 mil personas más solamente en el Gran San Luis.

Foto ansl
Gobernador Alberto Rodríguez Saá.
Actualizada: 01/04/2021 07:18
PUBLICIDAD

Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer el informe sobre los niveles de pobreza y la indigencia del segundo semestre del 2020 en 31 aglomerados urbanos del país y los datos en San Luis muestran un retroceso.

El informe oficial dice que de las 236.833 personas que residen en el Gran San Luis (comprende la capital puntana, Juana Koslay y La Punta), 96.129 son pobres y 11.198 indigentes. Eso significó un incremento del 5,6% y del 1,2% respectivamente en comparación con el mismo periodo de 2019.

También surge que de 72.761 hogares que representan el total en ese aglomerado, 23.544 se encuentran en el primer grupo mientras que 2565 están en el segundo.

Los datos corresponden a ese aglomerado que mide el Indec. Si tiene en cuenta el resto de la provincia el panorama más crítico todavía.

Los indicadores han empeorado desde que el gobernador Alberto Rodríguez Saá volvió a Terrazas del Portezuelo en 2015.

El Indec incluyó en el estudio las mediciones de los tres años anteriores.

En ese sentido, en el segundo semestre del 2018 la pobreza había alcanzado el 31,3%. Por su parte, en la primera mitad del año de 2019 llegó al 34,5% mientras que en la segunda creció al 35%.

En el primer periodo de 2020, el 35% de la población se encontraba bajo la línea de la pobreza, cuando en el segundo se incrementó al 39,2%.

El método que realiza el organismo para la medición del primer grupo consiste en establecer, a partir de los ingresos de los hogares, si “tienen capacidad de satisfacer, por medio de la compra de bienes y servicios, un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales”.

Para calcularlo tiene que contar con el valor de la canasta básica alimentaria (CBA) y ampliarlo con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación y salud), con el fin de obtener el valor de la canasta básica total (CBT).

Otro de los datos preocupantes es la indigencia, que desde el segundo semestre del 2018 se triplicó ya que en ese momento se encontraba en el 2,2%. En la primera mitad del año siguiente se ubicó en el 2,4% mientras que en la segunda mitad se ubicó en el 3,5%.

Por otra parte, en el primer semestre del 2020, la indigencia se situó en el 6,3% aunque en relación al segundo semestre bajó un 1,6%.

En este caso, el concepto de este grupo “procura establecer si los hogares cuentan con ingresos suficientes como para cubrir una canasta de alimentos capaz de satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas. De esta manera, los hogares que no superan ese umbral o línea son considerados indigentes”.

El procedimiento para el análisis es tomar “una canasta básica de alimentos de costo mínimo determinada en función de los hábitos de consumo de la población con base en los resultados de la Encuesta de Gastos e Ingresos de los Hogares”, según comunicó el Indec.

De ser de las provincias con menos pobreza, ahora San Luis está en el grupo de las que más pobreza aloja.

En el ámbito nacional, la pobreza subió al 42% y ya afecta a 19 millones de argentinos. En cuanto a la indigencia subió hasta 10,5%.

Los más afectados son los niños menores de 14 años, en donde la cifra creció hasta 57,7%.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR