X

De Mao a Marte, la “larga marcha” espacial de China

China lanzó este jueves el primero de los tres elementos de su futura estación espacial, la “CSS”, un paso más en la conquista espacial iniciada hace 60 años por el presidente Mao Zedong.

China lanzó este jueves el primero de los tres elementos de su futura estación espacial, la "CSS".
Actualizada: 29/04/2021 12:59
PUBLICIDAD

El montaje de la estación se hará a lo largo de diez misiones y terminará a finales de 2022.

China invierte miles de millones de dólares en su programa espacial, para intentar ponerse al nivel de Europa, Estados Unidos y Rusia.

Entre sus proyectos más ambiciosos está el de posar un robot teledirigido en Marte o enviar chinos a la Luna hacia 2030.

Estas son las principales etapas de la conquista espacial china:

El llamado de Mao

En 1957, la Unión Soviética coloca en órbita terrestre el primer satélite fabricado por el hombre, Sputnik. El fundador de la República Popular China, Mao Zedong, lanza entonces un llamado a sus ciudadanos: “¡Nosotros también fabricaremos satélites!”.

La primera etapa se concreta en 1970. China lanza su primer satélite, Dongfanghong-1 (“Oriente Rojo-1”), nombre de una canción a la gloria de Mao, cuya melodía será difundida durante varios días en el espacio.

El cohete que coloca el satélite en el espacio se llama “Larga Marcha”, un nombre que recuerda el periplo del ejército rojo que permitió a Mao afirmarse como líder del Partido Comunista Chino.

Primer hombre
Recién en 2003 el gigante asiático envía al primer chino al espacio, el astronauta Yang Liwei, que da la vuelta a la Tierra 14 veces en 21 horas.

Con este vuelo, China se convierte en el tercer país, luego de la Unión Soviética y Estados Unidos, en enviar por sus propios medios un ser humano al espacio. Desde entonces, lleva a cabo de manera regular misiones espaciales tripuladas.

Módulos y conejo

China fue excluida deliberadamente del programa de la Estación Espacial Internacional (ISS), que comenzó a funcionar en el año 2000 y asocia a estadounidenses, rusos, europeos, japoneses y canadienses. Por lo cual decide construir su propia estación.

Para lograrlo, lanza primero un pequeño modulo espacial, Tiangong-1 (“Palacio Celeste 1”), colocado en órbita en septiembre de 2011. Sirve para el entrenamiento de astronautas y para experimentos médicos.

En 2013, la segunda astronauta china en el espacio, Wang Yaping, da desde Tiangong-1 un curso de física retransmitido en directo para cientos de millones de alumnos y telespectadores en la Tierra.

Tiangong-1 deja de funcionar en marzo de 2016. El laboratorio era considerado como una etapa preliminar en la construcción de una estación espacial.

Otro hito importante tuvo lugar en 2013: el alunizaje del pequeño robot teledirigido “Conejo de Jade”, encargado por ejemplo de tomar fotografías.

Primero tuvo problema técnicos, pero fue finalmente reactivado y exploró la superficie lunar durante 31 meses, mucho más tiempo que su vida útil esperada.

En 2016, China lanzó su segundo módulo espacial Tiangong-2. Los astronautas realizaron, entre otras maniobras, acoplamientos técnicos.

Luna y GPS chino

El programa espacial chino tuvo un fracaso en el verano de 2017 con el lanzamiento fallido de Larga Marcha 5, crucial porque permite propulsar los pesados cargamentos necesarios para algunas misiones.

Este contratiempo llevó a la postergación por tres años de la misión Chang’e 5, de exploración de la luna con un robot, que se llevó a cabo en noviembre y diciembre de 2020.

Chang’e 5 -Chang’e es la Diosa china de la Luna- logra su objetivo de traer a la Tierra muestras de la Luna, lo que no sucedía desde hacía 40 años.

China había dado un gran golpe en enero de 2019 con una primicia mundial: el alunizaje de un robot teledirigido (el “Conejo de Jade 2”) en la cara oculta de la Luna.

El país lanzó en junio de 2020 el último satélite que completa su sistema de navegación Beidou (competidor del GPS estadounidense).

En julio de 2020 envió la sonda “Tianwen-1”, que actualmente está en órbita alrededor del Marte.

China espera posar en mayo de 2021 un robot móvil en la superficie del planeta rojo.

El “sueño del espacio”

Bajo el lema del “sueño del espacio” del presidente chino Xi Jinping, el país apunta ahora a objetivos aún más grandiosos.

En 2022, cuando termine el ensamblado de la estación espacial, China se convertiría en el tercer país en construir una por sus propios medios (luego de Estados Unidos y la URSS).

El gigante asiático planea enviar astronautas a la Luna de aquí al año 2030 y construir en ella una base en colaboración con Rusia.

Astronautas y científicos han hablado además del posible envío de chinos al planeta rojo en un futuro más lejano.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR