X

SEGUNDA OLA

Si hubieran llegado la cantidad de vacunas prometidas, San Luis ya tendría las dosis para toda su población

Se anunció la compra de 56 millones de inoculaciones, pero hasta hoy llegaron al país poco más de 11 millones producto de idas y venidas del Gobierno nacional. En qué estado estaría la campaña sanitaria si se cumplía con lo dicho.

El proceso de vacunación en San Luis comenzó los primeros días de enero.

por Julian Pampillón

elchorrillero.com

Actualizada: 03/05/2021 23:19

Con el último arribo de 765 mil vacunas Sputnik V desde Rusia, Argentina llegó a las 11.695.545 dosis, lejos de las 56.560.000 prometidas por la administración de Alberto Fernández allá por diciembre del 2020.

Lo cierto es que de ese total fueron distribuidas en el territorio argentino 9.870.770, de las cuales llegaron a San Luis 116.650, según refleja el Monitor Público de Vacunas del ministerio de Salud de la Nación que muestra en tiempo real el avance del plan de vacunación.

Este último número es el 1% del total de dosis adquiridas hasta el momento. Ahora, una pregunta que surge es ¿qué hubiese pasado si se llevaba a cabo una correcta y previsible campaña de inmunización?

Si se traza una proyección con estos datos, la provincia ya contaría con 565.600 vacunas, es decir, más que la población puntana total (508.328 a julio del 2020 según la estimación del Índice Nacional de Estadísticas y Censos).

Se trataría de un escenario que cambiaría por completo la lucha contra el coronavirus en medio de la segunda ola que se encuentra más instalada que nunca y que las cifras de abril así lo demuestran.

El mes pasado fue el que más casos presentó desde el inicio de la pandemia: se registraron 15.513 casos, un 36,45% del total (42.559 hasta el viernes 30).

A ello hay que sumarle que se perdieron 84 vidas de las 506 informadas y que, según comunicó el Comité de Crisis, la situación sanitaria se encuentra en suma tensión con el 90% de las camas de internación ocupadas.

Además, Nación ratificó, a través del DNU presidencial, a los departamentos Pueyrredón y Pedernera como de “alto riesgo epidemiológico”.

Pero lo cierto es que la politización, especulación, la mala gestión y el vacunatorio VIP, entre otras cosas, dieron como resultado el fracaso del plan de inmunización tanto en la Argentina como en San Luis en particular. La necesidad de escalar de manera urgente la vacunación contra el Covid-19 es clave.

En 2020 el Gobierno nacional firmó cinco acuerdos pero que, hasta la fecha, ninguno se completó o está cerca de hacerlo:

1- Fondo ruso de inversión/Gamaleya: 20 millones.

2- Astrazeneca- Oxford: 22.400.000.

3-Instituto Serum India – Astrazeneca: 1.160.000.

4-Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (Covax): 9 millones.

5-Sinopharm – China: 4 millones.

“Vamos a poder contar con las dosis suficientes para poder vacunar entre enero y febrero a 10 millones de argentinos y argentinas (..) hay una preferencia en favor de Argentina para poder acceder a las dosis necesarias para vacunar a 5 millones de personas más durante el mes de marzo”, sostuvo Fernández el 10 de diciembre pasado.

Finalizado los cuatro primeros meses del año, fueron aplicadas 7.997.902 dosis a lo largo de los 24 distritos. Muy por debajo de lo esperado.

Las cifras contrapuestas con las promesas ponen en evidencia las fisuras que tiene el proceso de vacunación en la Argentina. Se trata de dos problemas que deben solucionar las autoridades nacionales y locales: administrar el tiempo de la escasez de la llegada de las vacunas y la necesidad de dinamizar el ritmo.

Bajo este contexto una de las últimas novedades es que la cartera sanitaria, encabezada por la ministra Carla Vizzotti, le pidió explicaciones a la farmacéutica AstraZeneca por las demoras en la distribución y la empresa admitió retrasos en la elaboración.

Dicho todo esto, desde Casa Rosada dio luz verde hace unas semanas a las jurisdicciones de todo el país a comenzar con negociaciones y comprar las inmunizaciones por su cuenta.

Se interpretó el mensaje como un giro en la estrategia político-sanitaria para compartir el costo político de contar con pocas vacunas en el país.

Pese a que varias provincias comenzaron a iniciar tramitaciones para adquirirlas, San Luis se mantiene al margen y adopta el lineamiento nacional pese a que la ministra de Salud de la provincia, Silvia Sosa Araujo haya dicho que “la intención de adquirirlas está”.

Sin explicaciones de por medio y luego de sortear la final de los esenciales, hubieron quienes no eligieron aguardar su turno. Hubo dirigente políticos que reconocieron haber recibido la primera dosis de la Sputnik V.

Desde la gestión de Alberto Rodríguez Saá nunca informaron la lista de “personal estratégico” que fue inoculado.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR