X

EMERGENCIA COVID

Rodríguez Saá y Catalfamo votaron junto kirchnerismo a favor de las facultades y Poggi en contra

El Senado le dio media sanción al proyecto de ley que establece parámetros epidemiológicos por los cuales Alberto Fernández asume la atribución de tomar una serie de decisiones.

Poggi, Rodríguez Saá y Catalfamo.
Actualizada: 21/05/2021 00:14
PUBLICIDAD

El presidente podrá cerrar escuelas cuando los contagios se disparen y las provincias quedan habilitadas a revisar criterios sanitarios y tomar medidas adicionales que consideren.

Minutos después de que Alberto Fernández informara las nuevas restricciones, el kirchnerismo con el aval de los aliados dio media sanción en el Senado a la “ley pandemia”.

Cómo votaron los representantes de San Luis

El proyecto -que tuvo más de 30 modificaciones- fue aprobado por 38 votos del Frente de Todos sobre 26 de la oposición que lo rechazó porque la iniciativa implica un avance del Poder Ejecutivo Nacional sobre las autonomías provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires.

Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo como integrantes del bloque del Frente de Todos votaron junto al kirchnerismo. Por su parte Claudio Poggi de Avanzar San Luis rechazó el texto.

“Los superpoderes sanitarios al Gobierno Nacional son un avance sobre las autonomías de las provincias en materia de educación y salud que son competencias de las provincias”, fue la postura de Poggi para rechazar la delegación de atribuciones.

La ley concede facultades al presidente que fueron definidas por la oposición como “superpoderes”. Las conservará hasta el 31 de diciembre.

Entre las medidas que podrá tomar el presidente con esta ley figura el cierre de escuelas, pese a que el fallo de la Corte Suprema lo inhabilita, según la causa promovida por el jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta.

Las escuelas deberían cerrar en forma automática cuando se produzca una situación de “alarma epidemiológica”, lo que podría ocurrir en “ciudades o aglomerados” de 300 mil habitantes con 500 casos nuevos cada 100 mil en los últimos 14 días y el 80% de la capacidad hospitalaria ocupada.

El proyecto establece coeficientes para definir la situación de “bajo riesgo”, “mediano riesgo” y “alto riesgo” epidemiológico y sanitario: se consideran de bajo riesgo cuando “la razón de casos”, definida como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos catorce días y el número de casos confirmados acumulados en los catorce días previos sea inferior a 0,8.

En los de “mediano riesgo” el número de “razón de casos” deberá oscilar entre 0,8 y 1,2; y los de “alto riesgo”, cuando la “razón” sea mayor a 1,20.

Uno de los puntos más discutidos es que, en las zonas de “alarma sanitaria”, sería la ley la que fije cuáles serán las restricciones que deberán aplicarse, incluida la suspensión de las clases presenciales y los límites horarios para la circulación y funcionamiento de locales.

En ese sentido, el tema más sensible es el de la presencialidad de las aulas, dado que se suspenderá automáticamente en los de “alarma”, sin previa consulta con los gobernadores.

El objetivo del Gobierno con esta iniciativa que ahora será tratada por la Cámara de Diputados es evitar en adelante la sucesión de decretos para fijar las medidas destinadas a reducir la circulación.

Del lado del Frente de Todos, los senadores señalaron la importancia de contar con una ley que le dé un marco a la aplicación restricciones ante la situación de emergencia y alertaron sobre el cuadro epidemiológico del país.

“Hay muchas provincias que ya tienen su sistema de salud colapsado. No hay un punto del país hoy que no esté afectado”, expresó en este sentido el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans (Formosa).

 

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR