X

Comodoro Rivadavia: procesaron a cuatro funcionarios y a 20 sindicalistas de Camioneros por el robo de vacunas

Se trata de la sustracción de treinta dosis de los componentes uno y dos de la Sputnik V, que fueron utilizadas para inocular al personal del Sindicato de Camioneros de esa ciudad.

El hospital de Comodoro, en el centro de la escena.
Actualizada: 22/05/2021 21:23
PUBLICIDAD

Cuatro funcionarios públicos y 20 sindicalistas fueron procesados por el robo de vacunas contra el Covid-19 de un hospital de la ciudad de Comodoro Rivadavia.

Se trata de la causa en la que se investigó la sustracción de treinta dosis de los componentes uno y dos de la vacuna Sputnik V (sesenta aplicaciones en total) que fueron utilizadas para inocular al personal del Sindicato de Camioneros de esa ciudad chubutense.

Según informó el Ministerio Público Fiscal de la Nación, la jueza Eva Parcio De Seleme hizo lugar a lo solicitado por el fiscal federal Norberto Bellver, y resolvió procesar a los acusados.

En su resolución, la jueza explicó la maniobra ilícita que realizó un empleado del personal de salud del sindicato, al comprarle a una enfermera del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia las vacunas para que sean aplicadas a la Comisión Directiva y a los empleados del Sindicato y de la Obra Social de Camioneros.

La sustracción de las 30 dosis del componente uno habría ocurrido entre el 7 y el 9 de enero pasado, cuando una de las imputadas, la enfermera Analía Muñoz, habría recibido el ofrecimiento de parte de un representante del sindicato, mientras que igual cantidad de dosis del componente dos fueron sustraídas el 27 de enero.

En su resolución, la magistrada detalló que fue Muñoz quien sustrajo las vacunas “en el contexto de caos reinante en torno al proceso de vacunación, al no existir medidas de seguridad en relación a dichos bienes esenciales, un deficiente control, registros y protocolos al respecto, todo lo cual debía haber sido instrumentado por los funcionarios responsables”.

Para la jueza, el 29 de enero unas veinte mujeres y hombres integrantes del sindicato, entre ellos quien instigó la maniobra delictiva, fueron vacunados con el primer componente por Muñoz y su compañera Gabriela Torres.

Sin embargo, la jueza explicó que aún es materia de investigación la inoculación con el componente dos de la vacuna.

Dentro de las responsabilidades de los funcionarios públicos, la jueza destacó el rol preponderante de Jorge Benítez, jefe de la División de Epidemiología y Enfermedades Prevalentes del Área Programática Sur del Ministerio de Salud de Chubut, quien tenía bajo su responsabilidad la Cámara de Vacunación, ya que ocupaba la función de “garante del resguardo de las vacunas”.

Por ese motivo, Benítez fue procesado como autor penalmente responsable del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y se le fijó un embargo de 500 mil pesos.

Además, la magistrada señaló el rol de Daniela Cocha, quien fue procesada por el delito de malversación culposa de caudales públicos, ya que era la encargada de coordinar la entrega diaria de las dosis necesarias y de realizar distintas tareas operativas en cuanto a la provisión de las vacunas conforme los turnos que fueran programados para cada día.

Parcio De Seleme también dictó el procesamiento de la enfermera Muñoz por malversación de caudales públicos y le fijó un embargo de 2 millones de pesos; y en cuanto a la enfermera Torres, a quien se le imputó haber ayudado a Muñoz para coordinar la maniobra, la jueza la consideró autora penalmente responsable del delito de encubrimiento y le ordenó un embargo de 1 millón de pesos.

En tanto, el empleado del área de salud del sindicato imputado de haber comprado las vacunas fue procesado como instigador del delito de malversación de caudales públicos y se le fijó un embargo de 1,5 millones de pesos.

Y al resto de las y los 19 sindicalistas acusados, la jueza los consideró autores penalmente responsables del delito de encubrimiento y embargó a cada uno en 1,3 millones de pesos.

Unas 1.500 dosis de las vacunas habían llegado a la provincia de Chubut el martes 19 de enero, traídas desde Rusia en el segundo vuelo sanitario que llegó al país.

Primeramente fueron almacenadas en la sede central del Ministerio de Salud de Rawson, mientras que 500 dosis partieron hacia Comodoro Rivadavia, donde fueron conservadas en la Dirección del Área Programática Sur, un edificio dentro del perímetro del Hospital Regional.

En los últimos días de enero, personal del Área, que depende del Ministerio de Salud provincial, detectó el faltante de las 30 vacunas.(NA).

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR