X

“Rebelión fiscal” en Rosario: restaurantes y bares proponen no pagar impuestos por la crisis del sector

Sostienen que si no hay una ayuda efectiva por parte del Estado se verán obligados a tomar esta medida. “Si no se trabaja, no podemos pagar”, remarcaron.

Foto Juan José García
Gastronómicos de Rosario convocan a una rebelión fiscal.
Actualizada: 27/05/2021 12:42
PUBLICIDAD

Sumidos en una crisis que se extiende desde hace más de 14 meses por las diferentes restricciones ante la pandemia de coronavirus, gastronómicos de Rosario advirtieron este miércoles que si no reciben ayuda por parte del Estado, no abonarán impuestos y servicios.

El sector gastronómico de Rosario puntualizó que debido a las nuevas restricciones impuestas desde el 22 de mayo pasado, lo que entre otras medidas impide la atención de clientes en sus locales más allá de las 19, no podrán enfrentar estos pagos: “En la medida que no se trabaje, no podemos pagar los impuestos”, enfatizó.

Entre las cargas impositivas que el sector debe abonar y “que se verán interrumpidas”, según anuncia en un comunicado la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómico y Afines de Rosario (Aehgar), se encuentran los servicios de energía eléctrica, gas y agua.

También se verán alcanzados los impuestos provinciales: Inmobiliario e Ingresos Brutos; municipales: Tasa General de Inmuebles, Derecho de Registro e Inspección y Contribución del Ente Turístico, y los tributos nacionales: como cargas y obras sociales, seguros, Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART), Impuesto al Valor Agregado (IVA) y Ganancias.

“En tanto no se destine al sector una ayuda económica efectiva, los bares y restaurantes de la ciudad no podrán pagar los tributos aplicados a la actividad”, plantearon los representantes de bares y restaurantes.

El sector plantea que está padeciendo “una crisis histórica de la actividad” tras 14 meses de trabajo acotado que sólo permitieron el pago de sueldos y, en forma parcial, el cumplimiento de deudas. La actividad, precisan desde Aehgar, perdió desde el comienzo de la pandemia y sólo en seis Departamentos del sur de Santa Fe relevados, 4.500 empleos. “Sin ayuda, lamentablemente serán más”, advierten.

“No es una rebelión fiscal. No estamos diciendo que no se paguen nunca más los impuestos. Es trasladar una realidad: en la medida que no se trabaje, no podemos pagar los impuestos”, planteó Carlos Melano, presidente de Aehgar.

El Gobierno provincial anunció la semana pasada nuevas asistencias económicas: la eximición entre abril y agosto del pago de algunos tributos; una prórroga para la regularización de antiguas deudas y el beneficio en el pago de los servicios, medidas que incluyen entre otros rubros a bares y restaurantes.

Desde el sector, sin embargo, prefieren aguardar para ver el detalle de las nuevas disposiciones, aunque plantean que en principio se trata de paliativos que no resuelven el problema de fondo y no permiten atenuar los efectos de la crisis.A las restricciones horarios o del uso de espacio, suman además las refacciones o el equipamiento que debieron incorporar para poder atender a los clientes; y la incertidumbre por el futuro del sector.

“La falta de organización, de previsibilidad y de planeamiento dejan a los gastronómicos sin posibilidad de prever la cantidad de materia prima que necesitarán, debido a que las medidas se anuncian sin anticipación. No es posible trabajar sobre la incertidumbre constante”, plantean.

De todas maneras, el sector aclara que no se opone a las medidas sanitarias dispuestas en medio de la pandemia.

“El mensaje es contundente: el sector no está en contra de las restricciones cuando estas sean necesarias para garantizar la salud de la población, pero deja en claro que no pueden continuar trabajando sin ayuda económica del Estado. No se pueden afrontar las mismas cargas impositivas de antes de la pandemia en la situación actual en la que nos encontramos luego de 14 meses de limitar el trabajo de bares y restaurantes”, concluye el comunicado de la asociación que nuclea en Rosario a 229 establecimientos hoteleros, 1.792 del rubro gastronómico y que emplea a 10.062 personas. (Clarín)

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR