X

Dieron de baja del Plan a una madre que tiene a su hijo internado en el Garrahan

Ángel Amadeo Vásquez tiene cuatro años y desde que nació con malformaciones genéticas múltiples pelea día a día por sobrevivir. Su madre, Karen Sandoval lleva siete meses pidiendo la reincorporación porque esa ayuda social es el “único sustento”.

Ángel junto a su madre Karen Sandoval.
Actualizada: 31/05/2021 21:23
PUBLICIDAD

En octubre del 2020, Karen Sandoval dejó de percibir el beneficio del Gobierno de San Luis. Desde ese entonces ha realizado innumerables reclamos, pero no consigue hasta la fecha un respuesta positiva.

Cuando Sandoval transitaba su sexto mes de embarazo la obstetra le comunicó que su bebé iba a nacer con problemas de malformación genética múltiples y que tan solo tenía el 5% de probabilidades de sobrevivir. Ante esta situación, los médicos de San Luis tramitaron su traslado a Buenos Aires para que diera a luz cerca de especialistas en neurocirugía que pudieran atender las necesidades de su hijo, Ángel.

El niño hoy tiene cuatro años y ha superado todas las intervenciones que le hicieron en su cabecita, pero su estado de salud continúa siendo crítico dado que su sodio es bajo y padece desnutrición.

En el 2018 la desvincularon por primera vez del Plan de Inclusión Social, en su momento, acudió a los medios para contar lo que estaba viviendo y que lo necesitaba para mantenerse. Gracias a la repercusión, el Gobierno le restituyó la ayuda económica.

Tres años después, Sandoval está viviendo lo mismo.

“Cuando llamé para hacer el reclamo me dijeron que sólo estaban suspendidos los pagos hasta que presentara los certificados médicos de mi niño”, explicó Sandoval en comunicación con El Chorrillero.

La joven madre aseguró que cumplió y envió todos los documentos requeridos: “Me contestaron que no eran suficientes para incorporarme porque me encontraba la mayor parte del tiempo en Buenos Aires”.

Ante esto, se ofreció para cumplir con sus actividades de manera virtual y efectuar los prácticos del Plan Saber, pero también se lo negaron y además le cuestionaron ya que Ángel había nacido en la capital porteña.

“Mi nene nació acá porque tiene una derivación de San Luis, no es que me vine porque quise. Deben tener en cuenta que tengo dos hijos más que están viviendo con su abuela y con ese dinero les daba de comer”, indicó la madre.

Sostuvo que el 29 de diciembre del 2020 regresó a la capital puntana porque la salud del pequeño había mejorado pero a los dos días el niño desmejoró y lo tuvieron que internar en el Hospital de San Luis.

“En ese momento los médicos me explicaron que no había personal capacitado para atenderlo y me dijeron que me tenían que volver de manera inmediata al Hospital Garrahan”, precisó.

Aclaró que mes a mes presentó los certificados médicos.

Sandoval percibe una pensión por Ángel pero solo les alcanza para sobrevivir durante los largos períodos de internación.

“Les consulté si era porque mi niño percibía una pensión pero me contestaron que no, que era porque no había presentado los certificados, siendo que sí los presente pero no me percaté de que los firmaran para tener una constancia”, subrayó.

“Quiero que me reincorporen porque puedo trabajar de manera virtual, podría también viajar siempre y cuando me autoricen los médicos. Por mi parte, me encantaría volver para encontrarme con mi familia, con mis hijos, pero no puedo hacerlo hasta que el más pequeño esté bien”, expresó.

Sandoval apela a que la gestión de Alberto Rodríguez Saá se solidarice ante su situación y que la reincorporen.

“Mi sostén era el plan, no recibo nada del papá de los chicos, estoy sola en esto”, dijo al final.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR