X

El SMN pronostica para el próximo trimestre más frío en el centro, este y noroeste del país

Temperaturas mínimas “por debajo de lo normal” para el centro-este y noreste del país, “más elevadas de lo normal” para la Patagonia y “normales o superiores a las normales para cuyo” se esperan para junio, julio y agosto, según el pronóstico climático trimestral del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) difundido hoy.

Llega el frio
Actualizada: 03/06/2021 16:10
PUBLICIDAD

“Se debe considerar que para el centro-este y noreste de Argentina no se descarta una mayor frecuencia de temperaturas mínimas por debajo de lo normal”, señaló el SMN en su informe Pronóstico Climático para el invierno 2021, consignó Télam.

Agregó que para la Patagonia la tendencia de los meses pasados se mantiene y que nuevamente “las mayores probabilidades son las de tener un trimestre con temperaturas más elevadas de lo normal”, especialmente en el este y sur.

En Cuyo “también se esperan temperaturas normales o superiores a las normales y, en el resto del país, las mayores probabilidades están en la categoría de temperaturas medias dentro del rango normal.

Con respecto a las precipitaciones, el pronóstico climático concluye que es probable que el trimestre invernal sea más seco de lo normal en la región del Litoral.

Sobre el norte de Buenos Aires y extremo norte del país el panorama es similar, con una mayor probabilidad de tener valores de lluvia que estén entre las categorías “normales e inferiores a las normales”.

Por otro lado, “sobre el sur de Patagonia es posible que el trimestre sea lluvioso, ya que la categoría normal y superior a la normal es la más probable”, señaló el SMN.

Agregó que en el resto del país, “la tendencia es de un invierno con precipitaciones normales para la época del año”, en tanto que en las “provincias del NOA y en el norte de Cuyo no se suministra pronóstico de precipitaciones por ser Estación Seca”.

El organismo remarcó además que mayo comenzó “con una intensa irrupción de aire frío que puso fin al período anómalamente cálido observado durante casi todo abril”.

Ese aire frío se extendió en todo el país y fue acompañado por baja humedad y condiciones muy estables en el centro y norte de Argentina, lo que favoreció días de mucha amplitud térmica.

A partir del día 11 aparecieron las primeras heladas en el sur del Litoral y norte de Buenos Aires, incluida la zona del Gran Buenos Aires en donde localidades como San Miguel y El Palomar registraron varias mañanas con temperaturas cercanas a los 0°C.

En el sur las temperaturas estaban en valores muy benignos para la época y en la última semana de mayo, un nuevo ingreso de aire polar provocó un notorio descenso térmico que estuvo acompañado por temporales y nevadas.

El 29, por ejemplo, la ciudad de Ushuaia registró la temperatura máxima más baja para un mes de mayo de los últimos 35 años, de solo 0.5°C.

Entre los días 20 y 22 de mayo, un sistema de baja presión se profundizó sobre la provincia de Buenos Aires, evento que provocó lluvias que estuvieron entre los 80 y los 100 mm en los alrededores del Río de la Plata.

El SMN recordó que el pronóstico trimestral “es una herramienta” para “la toma de decisión a mediano y largo plazo pero no brinda detalles sobre las condiciones meteorológicas de un día determinado ni contempla singularidades, como olas de calor o frío, lluvias intensas o tormentas severas, por lo que debe complementarse con los pronósticos diarios y alertas”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR