X

El suspenso de quién será el presidente en Perú podría prolongarse un día más

Cada voto de los que faltan llegar del exterior y cada acta observada develará el miércoles o jueves si Keiko logrará remontar los 100 mil votos actuales de desventaja. La mención al fraude abrió un paraguas.

La gran expectativa poselectoral se concentra en la Oficina Nacional de Procesos Electorales.
Actualizada: 08/06/2021 22:53
PUBLICIDAD

El dato informado por la Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú a las 18:20 hora de Lima daba 102 mil votos de ventaja a Pedro Castillo, con el 96,68% de actas contabilizadas, o sea unos 30 más que al comenzar el día.

La lentitud con que se desarrolla el escrutinio de la segunda vuelta peruana se acentuó en la segunda jornada posterior al acto eleccionario.

Hasta entrada la tarde, la Oficina Nacional de Procesos Electorales llevaba emitidas 33 comunicaciones con la actualización de los resultados y sólo se habían procesado 166.264 votos, sin que se alterase la diferencia que separa al candidato de izquierda Pedro Castillo de la derechista Keiko Fujimori: apenas 102 mil.

En porcentajes se repitió el 50,2 contra 49,7 a favor de Perú Libre con que había cerrado en la víspera, en una paridad que se mantiene cuando restarían contabilizar las actas domésticas más rezagadas en arribar a los centros de cómputo desde zonas alejadas del interior, como el Vraem, y desde las de jurisdicciones de la Amazonía, cuyo traslado es complejo por el clima, la geografía o el necesario uso de aeronaves.

Pero la gran expectativa en los comandos electorales está puesta en lo que traigan las valijas diplomáticas provenientes de los 75 países en los que residen 997.000 ciudadanos peruanos en condiciones de participar.

El traslado físico de las actas electorales está cargo de 28 funcionarios consulares, que son portadores de las actas de 32 oficinas consulares, 75 centros de votación y 2.169 mesas de sufragio. Se trata de votos provenientes desde distintas ciudades, desde Madrid a Nueva Jersey.

Si hubiera asistencia perfecta, representarían el 4% del padrón, pero en la primera vuelta la participación se redujo a 211 mil, o sea, 0,8%

El último dato que reportó la ONPE es que se llevaban recibidas desde todos los países del mundo donde votan los peruanos 85.225 sufragios, el 64,419% de actas procesadas, en las que Fujimori obtuvo el 66,194% (125.102 votos), contra el 33,806% de Castillo (63.890 votos).

Para el experto en derecho electoral José Tello, hay que prestarle atención al voto en el extranjero, que también podría mover el tablero.

Para el mediodía del miércoles 9 está previsto que entre el último material proveniente desde San Pablo (Brasil) e Iquique (Chile), si no el jueves. De modo que los resultados podrían estar asentados en unas dos semanas.

Del millón en total de residentes en el exterior empadronados, 309.602 estaban llamados a votar en Estados Unidos, el país con la mayor colonia peruana radicada afuera del país, desde donde hasta ahora habían sido procesados 53 mil votos, repartidos en 41.667 para la coalición conservadora y 11.525 para la izquierda, y restaban contar 22.714.

Si se mantuviera la proporción, Keiko debería contar casi 18 mil adhesiones más y Castillo no más de 5 mil. Neto 13.000 de diferencia para la Fuerza Popular.

Pero ese quántum no sería preciso ser acreditado a ninguno de los contendientes, porque para los residentes en el extranjero el voto es voluntario, ya que no hay sanción efectiva por omisión al sufragio.

Según los datos de la ONPE, Estados Unidos es el país con mayor número de votantes, con 309.602 ciudadanos; seguido de España, con 152.212; Argentina, con 143.189; y Chile, con 117.000.

Precisamente, en nuestro país, con el 99,8% de actas procesadas, la ganadora es Fujimori, con el 57,3% (24.454 votos), contra en 42,7% de Castillo (18.217 votos).

Detalle de los votos desde el exterior

Las cuentas que sacó El Comercio de Lima por continentes indican que:
* En América se ha procesado el 83,622% de actas, donde Fujimori se lleva el 65,776% y Castillo el 34,224%.
* En Europa, al 19,763% de actas procesadas, Fujimori tiene el 58,091% contra el 41,909% de Castillo.
* En Asia, al 70,548% de actas escrutadas, Fujimori va arriba con el 91,958% contra el 8,042% obtenido por Castillo.
* En África, con el 100% de actas procesadas, Fujimori obtuvo un abrumador triunfo con 79,167% de votos, mientras que Castillo se llevó el 20,833%.
* En Oceanía, al 100% de actas procesadas, Fujimori obtiene el 71,429% de los votos y Castillo consigue el 28,571%.

Especial atención le presta también el comando de Keiko a lo que suceda con las actas observadas.

Hasta el lunes había 1.303, que implicarían más de 300 mil votantes, aunque no se las pueda contar necesariamente como adhesiones, debido a que habría que restar a los que no sufragaron, así como los votos nulos y blancos para determinar cuántos estarían en juego.

Pero Keiko Fujimori depositó esperanzas en que pueda recuperara en las circunscripciones electorales que tenían la mayor cantidad de actas observadas y enviadas a los JEE: Lima, Piura, La Libertad, Callao y Loreto, que sumaban 894, o sea el 65%, según los resultados del conteo rápido de Ipsos Perú, difundidos la noche del domingo, al 100%.

Las combinaciones matemáticas que hay detrás de apenas un puñado de votos en danza que definirán la presidencia de Perú hasta 2024 no alcanzan a ser el árbol que impida ver el bosque: con qué margen de gobernabilidad podrá encarar el ganador que surja de este empate técnico los desafíos que impone una crisis económica y sanitaria como la que atraviesa el país, sin mencionar la institucional que acumuló varias presidencias truncas en los últimos años.

Asimismo, una duda no menor radica en cómo se administrará un poder con un electorado fragmentado geográfica, social y hasta étnicamente, sin contar la desigualdad entre ricos y pobres que provocó la globalización y agravó la pandemia del coronavirus.

BBC armó un mapa en el que se ve nítidamente que los Andes y el sur del país (de color rojo en el mapa de abajo) votaron por Castillo; mientras que Lima, la costa norte y una parte de la selva, por Fujimori.

La conclusión sería que el sur suele votar por candidatos “antisistema”, en tanto que Lima y las regiones de la costa norte se inclinan por candidatos más “conservadores”.(NA).

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR