X

Caso Marilyn Cejas: la Justicia cambió la carátula de la investigación a “homicidio calificado”

Desde el comienzo de la investigación, la familia denunció múltiples trabas y descartó de lleno la hipótesis del suicidio sostenida por la Policía. Ahora la causa ingresará en una nueva etapa.

Caso Marilyn Cejas: la Justicia cambió la carátula de la investigación a “homicidio calificado”.
Actualizada: 14/07/2021 07:33
PUBLICIDAD

Este lunes se cumplieron 9 años de que Marilyn Cejas fue hallada sin vida en la casa de su pareja, el por entonces policía, Roberto Celi. Tenía un disparo en la cabeza, que había sido causado por una pistola nueve milímetros.

A partir de ese trágico 12 de julio de 2012, los vaivenes de la causa en la Justicia puntana fueron constantes y 9 años después surgieron novedades. Antes de asumir como fiscal de Cámara, Virginia Palacios cambió la carátula de “averiguación de suicidio” a “homicidio calificado”.

La noticia fue bien recibida por la familia de la joven, lo cual fue considerado como “un logro de tantos años de lucha”.

“Entiendo que finalmente se dio lo que reclamábamos, teníamos reales razones y argumentos para que la Justicia avance en ese sentido. Para nosotros es algo muy importante después de que la causa fuera archivada”, sostuvo Martha Cejas en declaraciones a El Chorrillero.

La investigación inicialmente fue encabezada por el juez Jorge Sabaini Zapata, pero tras cuatro años y duros cuestionamientos de por medio por los procedimientos, fue cajoneada.

En medio de su lucha, Martha logró reactivarla y recayó en manos del juzgado Penal Nº 3, a cargo de Palacios que se mantuvo al frente hasta ahora. A partir de la nueva designación de la magistrada, el caso lo lleva como como subrogante el juez Ariel Parrillis hasta que se nombre un nuevo titular del juzgado.

En su relato la mujer recordó cómo fue la intervención de Sabaini Zapata: “Palacio hizo una profunda investigación no como él. Tuvo la causa cuatro años y en septiembre del 2014 la archivó sin ningún tipo de argumento”.

Así, planea llevar a Sabaini Zapata a Tribunales por “prevaricato” ya que considera que “es un delito no haber investigado ni activado sus facultades como juez”.

“Esto es un paso enorme, importante para no rendirnos”, aseveró la mujer.

Celi, hasta el momento, no fue detenido y ya no vive en la provincia sino que cambió el domicilio a San Rafael, Mendoza. Había sido citado a una audiencia para el 6 de julio pero “no fue localizado”.

La principal hipótesis manejada por la fuerza de seguridad fue que Marilyn “se había suicidado”. Sin embargo, fueron detectadas una serie de contradicciones por el círculo cercano de la joven que los llevaron a desconfiar de la versión oficial. La más fuerte de ellas fue que la bala había ingresado por el lado izquierdo de la sien, y ella era diestra.

A eso se le sumaron acusaciones en el accionar de la Policía desde un comienzo, sobre todo, el comportamiento de compañeros de Celi de la Comisaría 6°.

“Manejaron la escena del crimen. Cuando llegamos nos cerraron las puertas, y nos dejaron en la vereda todo el tiempo, no nos dejaron pasar. Nos decían que no podían porque debían ‘preservar el lugar’. Yo veía que entraban y salían policías, gente particular, testigos que entraban, incluso”, recordó.

En mayo del 2019 se realizaron nuevas pericias en el cuerpo. Se pudo certificar que el disparo había ingresado por el lado izquierdo (cuando el informe inicial decía que fue por el derecho) y no había pólvora en las manos.

Estos estudios se realizaron por pedido de la familia de Marilyn, por las “anomalías” observadas. Estos resultados llegaron para “confirmar las irregularidades”.

“Cuando acudí por primera vez a la Justicia estaba tan equivocada. Pensé que era como un cuco para la Policía, pero después recorrí los pasillos y me di cuenta que no, que no había una respuesta para mí, que para la Policía no era nada, que el Estado estaba ausente y silencioso y que se trataba de una corporación”, agregó.

Por último la mujer fijó un deseo: “Creo que nueve años de lucha tienen que darnos algún fruto, algo para cosechar. Poder contar que Marilyn no era drogadicta, ni alcohólica, ni enferma mental y que no se quitó la vida sino que la mataron policías mafiosos. El Estado tiene mirar y hacerse cargo”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR