X
PUBLICIDAD

Historias de San Luis: el beato puntano

El 17 de Julio fue un día de fiesta en La Calera recordando al Beato Puntano Wenceslao Pedernera, nacido en esa localidad del departamento Belgrano el 28 de septiembre de 1936. Era parte de una humilde familia de la zona cuyos integrantes trabajaban en el campo.

Beato Wenceslao Pedernera.

por Nino Romero

elchorrillero.com

Actualizada: 25/07/2021 01:00

Un Beato puede llegar a serlo, como en el caso de Wenceslao Pedernera, por sufrir martirio sirviendo a la Iglesia y al prójimo. El proceso es muy riguroso.

Formó matrimonio con Marta Ramona Cornejo, apodada Coca.

Al principio se resistió a casarse por Iglesia. Era un hombre de fe, pero no de prácticas religiosas.

De nada sirvió su resistencia. El amor pudo más y se casó por civil y por Iglesia en la Parroquia San Isidro Labrador de Rivadavia, Mendoza.

Tres hijas tuvieron Coca y Wence, como le decían al beato.

Vivían en Mendoza, trabajaban en las viñas con humildad, dignidad y así criaron a sus hijas en ese ambiente.

Hasta que apareció con fuerza en la vida de Wenceslao la Patrona.

Pero no la patrona de la bodega sino la Patrona de los Viñedos: la venerada Virgen de la Carrodilla.

Y eso llevó a Wenceslao a acercarse a los sacramentos, a reuniones en su casa con trabajadores donde analizaban la realidad de acuerdo a los Evangelios.

Y el matrimonio viajó a la provincia de La Rioja. Conocen y participan de la obra del Obispo, Monseñor Enrique Angelelli.

Y Wenceslao se integra al Movimiento Rural Diocesano que buscaba dignificar la vida de los trabajadores y de los campesinos, armar cooperativas y vivir en la solidaridad de acuerdo al evangelio.

Wence y Coca eran catequistas, buscaban ropa y comida para entregar a los más necesitados, se reunían con otras familias para leer la Biblia y escuchar por radio la misa de los domingos.

En la Argentina de esos años actuar así era al menos sospechoso. Y cuando llegaron los militares al poder en 1976, eso era subversivo.

Comenzaron las amenazas a Wenceslao y su familia. Una noche de julio de 1976 fue acribillado en su casa delante de su esposa e hijas.

Hermano del beato mostrando su documento el pasado 17 de julio en La Calera.

Murió horas más tarde en el Hospital de Chilecito (La Rioja) perdonando a sus asesinos y pidiendo a su familia y amigos que no odiaran.

En 2018 el Papa Francisco aprobó el decreto del martirio sufrido por Monseñor Enrique Angelelli, el presbítero Gabriel Longeville, Fray Carlos de Dios Murias y el laico Wenceslao Pedernera.

Documento original del beato.

El ahora beato puntano fue asesinado por seguir la evangelización de la mano de monseñor Angelelli, una de cuyas frases más recordada es: “Con un oído en el Pueblo y el otro en el Evangelio”

Por Creer en la Igualdad, en la Justicia Social y en la dignidad asesinaron a Wenceslao Pedernera.

Por pensar que: “es inmoral el que siembra odio y división; que es inmoral el que convierte los medios de comunicación para lograr más lucro, corromper, dominar, no ser servidor de la verdad; que es inmoral cuando orquestan intereses para ahogar fuentes de trabajo; que es inmoral el robo institucionalizado y que es inmoral el ahogar la vida de un pueblo con monopolios fríos e inhumanos”.

Por eso lo mataron a monseñor Angelelli y sus seguidores.

Por pensar así mataron a Wenceslao Pedernera.

Muchos estuvieron de fiesta el pasado 17 de Julio cuando fue el obispo Monseñor Gabriel Barba a presidir la celebración en La Calera.

Otros estuvieron. Pero no celebrando. Y varios ni aparecieron.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR