X
PUBLICIDAD

Julio la Cruz, el doble campeón de boxeo que sobrevivió a un balazo

El boxeador cubano Julio la Cruz se proclamó el viernes campeón del peso pesado de los Juegos de Tokio-2020, el segundo oro consecutivo de una extraordinaria carrera que estuvo en riesgo por un disparo recibido en 2014.

Foto AFP
El cubano Julio la Cruz simula morder la medalla de oro en el podio del peso pesado de boxeo de los Juegos Olímpicos, el 6 de agosto de 2021 en Tokio.
Actualizada: 07/08/2021 10:28
PUBLICIDAD

La Cruz fue herido en la cadera durante un atraco en Cuba pero la bala no alcanzó ningún órgano vital y su recuperación fue tan completa que dos años después alcanzaba su primer oro en el peso semipesado de los Juegos de Rio.

“Lo que pasó fue duro, pero nunca perdí la esperanza y necesité de algún tiempo para curarme”, recordó este viernes La Cruz después de salir victorioso de la final del peso pesado (81-91 kg) de Tokio-2020 ante el ruso Muslim Gadzhimagomedov.

“Los médicos cubanos me operaron. Gracias a ellos, a mi familia, entrenadores y psicólogos estoy aquí. Y mi mejor pago es cosechar títulos y darles las victorias que ellos merecen”, recalcó el cuatro veces campeón mundial de semipesado.

La Cruz, de 31 años, recordó que la bala “estuvo alojada” en su cuerpo “durante un tiempo”, e incluso ahora, después de que se la retiraran, la sigue teniendo cerca. “La bala la tiene mi mamá guardada en la casa como recuerdo de ese suceso”, revela.

Estrategia victoriosa

Este viernes, ‘La Sombra’ La Cruz le brindó a Cuba su tercer oro en boxeo en estos Juegos Olímpicos, en los que también suma un bronce.

El escurridizo y astuto púgil de Camagüey ofreció una exhibición de estrategia para batir por decisión unánime (5-0) a Gadzhimagomedov, vigente monarca mundial y panamericano, quien le superaba en estatura y potencia de golpeo.

El cubano pasó por dificultades durante este torneo, especialmente en su combate de cuartos ante Enmanuel Reyes, un púgil cubano que compite por España, pero el viernes ejecutó a la perfección el plan de juego.

Gadzhimagomedov se instaló en el centro del cuadrilátero mientras el cubano aprovechaba su mayor agilidad en el golpeo para sumar unos puntos vitales y llevarse el primer asalto por 4-1.

La Cruz mantuvo la misma estrategia hasta que el púgil ruso vio llegada la hora de arriesgar, reduciendo la distancia con los puños del cubano.

Gadzhimagomedov tuvo su mejor momento en el ecuador del segundo ’round’ aprovechando su potente pegada.

Retrocediendo de espaldas, el cubano llegó a caer a la lona desequilibrado a segundos de la segunda campana pero los jueces le dieron el triunfo parcial por 5-0.

Al boxeador ruso no le quedó otra opción que lanzarse a por un nocáut y consiguió mandar otra vez al suelo a La Cruz. Pero el cubano, a 50 segundos de revalidar el oro, se levantó y no dejó que Gadzhimagomedov le volviera a alcanzar de nuevo.

“Fue una pelea ajustada. Mi oponente es igual que yo pero hoy fue mejor. Perdí y por supuesto voy a trabajar en mis errores y mejorar mis resultados”, dijo el miembro del equipo del Comité Olímpico Ruso (ROC).

La Cruz, por su parte, ya mira a los Juegos de París-2024 con el reto de sumar un tercer oro consecutivo como el de los gigantes del boxeo cubano y olímpico Teófilo Stevenson y Félix Savón. “Solo faltan tres años para París. Trataré de ganar una tercera medalla de oro para mi país”, confirmó.

Tercer oro de Cuba

Cuba, segunda potencia histórica del boxeo olímpico tras Estados Unidos, tuvo en Rio-2016 una cosecha de seis medallas, tres de ellas de oro y tres de bronce.

En Tokio-2020 Cuba suma los oros de Julio la Cruz, Roniel Iglesias (peso welter) y Arlen López (semipesado) y el bronce de Lázaro Álvarez (pluma).

El equipo isleño podría mejorar ese balance si Andy Cruz es capaz de sumar un cuarto oro en la apasionante final del peso ligero (57-63 kg) del domingo ante el estadounidense Keyshawn Davis.

Este viernes Cruz no necesitó de la mejor versión de su demoledor boxeo para derrotar al australiano Harry Garside en la semifinal por decisión unánime (5-0).

Su último rival camino a su primer oro olímpico, Keyshawn Davis, también se lució este viernes batiendo en la otra semifinal por decisión unánime (5-0) al armenio Hovnannes Bachkov.

En un duelo de alto voltaje, Davis tratará de conquistar el primer oro olímpico masculino para el boxeo estadounidense desde Andre Ward en 2004.

Además de los tres oros cubanos, el anfitrión Japón y el equipo ruso también han conquistado uno en Tokio-2020, con ocho títulos más aún en juego. (AFP)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR