X
PUBLICIDAD

Historias de San Luis: el escudo de la catedral

Con precisión, el viernes 14 de febrero del 2020 a las 00.02 El Chorrillero tenía la gentileza de publicar una historia que titulé. “Un Escudo de San Luis con Destino de Oscuridad”.

por Nino Romero

elchorrillero.com

Actualizada: 07/08/2021 22:31

Se trata del Escudo de San Luis, autoría de Alfredo Calderón Battini, una obra inaugurada en la Iglesia Catedral de San Luis el 25 de agosto de 1979.

En la próxima festividad del Santo Patrono San Luis Rey de Francia este escudo cumplirá 42 años, la mayoría de ellos en la oscuridad.

Al decir oscuridad me refiero a que la iluminación, que fue especialmente diseñada, estuvo habilitada por muy poco tiempo.

El resto de los días hasta la actualidad su destino fue la oscuridad.

Se entienden los últimos años porque la Catedral está en proceso de refacciones y arreglos. Pero anteriormente nunca se supo fehacientemente porqué estuvo a oscuras.

El objetivo no es recordar esta situación, que la mayoría de los habitantes conocemos y los turistas han padecido, sino la actualidad de quienes fueron los mentores de este hecho cultural.

Es rememorar los destinos de algunos hombres y mujeres que fueron protagonistas de esos momentos.

El usar la frase “Destino de Oscuridad” es como referencia al título de una obra poético-musical llamada “Destino de Luz”, que se estrenó el día de la inauguración.

O sea, totalmente lo contrario de lo que le pasó al escudo de San Luis.

La poesía es autoría del fallecido poeta puntano Juan Miguel Bustos y la música del profesor Rafael Carlos Rosa, quién está radicado en Mar del Plata hace muchos años y se recuperó recientemente de un complicado proceso de salud.

Poeta Juan Miguel Bustos.

El maestro Alfredo Calderón Battini, alias “El Gato” sigue viviendo en su casa de la calle 9 de Julio y suele vérselo en la puerta de su residencia acompañado de un bastón.

“Al Escudo lo hice con mi pueblo y con la ayuda de Dios”, sostiene su autor.

Profesor Rafael Carlos Rosa.

Ya no tiene su palco preferencial en la primera mesa contra el vidrio del Bar Jonás, su cafetería de toda la vida. Estaba en calle Chacabuco 960 y cerró.

Tanto con el profesor “Falucho” Rosa como con el Maestro suelo mantener conversaciones telefónicas.

Y junto a ellos hubo un importante grupo de personas que acompañaron el emprendimiento.

La obra musical estrenada hace casi 42 años, fue grabada por el coro del club Gimnasia y Esgrima y Pedernera Unidos (GEPU) con invitados especiales y quedó registrada en un vinilo.

El lugar de grabación fue el Aula Magna del Colegio Nacional “Juan Crisóstomo Lafinur”. Un hecho histórico en lo tecnológico para San Luis.

De todo esto afortunadamente hay registros.

Son acontecimientos que forman parte de nuestra historia y nadie puede negarlos o cambiarlos.

Desconociendo cuál será el destino del Escudo en un futuro, pienso que tal vez el próximo 25 de agosto se lo pueda iluminar cómo único día, y en una de esas por última vez en el lugar dónde está. Una idea loca que no sé si es posible.

Si se puede hacer, muchos lo volverán a mirar y la mayoría lo descubrirá.

Recuperar un destino de luz. Aunque sea por un día.

Si no sucede, no importa. Seguramente pronto algo bueno pasará.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR