X
PUBLICIDAD

Historias de San Luis: el piano de la señorita Beba

La ex alumna de la señorita Beba llamada Roxana, me sugirió que debía visitarla.
Beba es en realidad Elva Olguín de Devia de 86 años y profesora de piano, teoría y solfeo.

por Nino Romero

elchorrillero.com

Actualizada: 21/08/2021 23:14

El problema fue encontrar un lugar en su agenda, porque está en plena actividad enseñando a niños, niñas, mujeres y hombres en su conservatorio que ahora lleva el nombre de “Asociación Musical Pueyrredón” y que antes se llamaba “Alberto Williams”.

La calle Pringles y sus vecinos se llenan de melodías todos los días y a toda hora.

Elva me dice con pudor que “siento que les puede molestar, pero ellos me dicen todo lo contrario. Son muy buenos vecinos”.

Cuando la visité estaba con una pequeña alumna, así que fue compartir una clase de piano mezclada con su historia.

Y con la profesora Elva Olguín de Devia mientras conversábamos, apareció un nombre que nos une en los caminos de la vida: Ricardo Paz Olguín (ya fallecido), era el Jefe Contable de L.V.13 Radio Granaderos Puntanos cuando comencé a trabajar en esa memorable radio. Él es su hermano. Cosas de la vida y de San Luis.

Elva es mamá de Daniel Alberto. Único hijo.

De pronto, al recordar el nacimiento de Daniel, aparecen las lágrimas.

Recuerda que su hijo nació un 10 de diciembre a las 9.20 de la mañana.

Y ese mismo día, en el sanatorio dónde la atendían, falleció a las 18,20 su marido, José Manuel Devia, mientras acunaba a su hijo en la habitación.

Nada se pudo hacer. Ataque cardíaco fulminante.

Él tenía 29 años y ella 27.

Y me cuenta orgullosa mil historias de Daniel Alberto, a quien califica como un ser humano “sumamente solidario”.

También aparecen por supuesto las tres nietas que le ha regalado la vida.

La entrevista se ve interrumpida varias veces por el teléfono pidiendo inscribirse o cambiando algún horario de clases.

Memoria envidiable la de la “profesora Beba” como muchos la llaman.

Su salón comedor tiene dos pianos: uno que le compraron sus padres y con el que comenzó su historia musical, y otro que ella adquirió y lo dedica a la enseñanza.

Su relación de amor con la música y el piano comenzó siendo muy niña en el conservatorio “Alberto Williams”, que en ese entonces dirigían dos damas puntanas: Mercedes Barbeito y Mercedes Gutiérrez.

 

Nunca pero nunca paró de enseñar.

Por su hijo, sus nietas, su familia, sus vecinos y sus amigos pasan la vida de Elva.

Y por supuesto por las teclas de un piano.

Ya me anticipó la profesora Beba que por ahora no hay horario disponible para para convertirme en su alumno.

Pero voy a insistir.

Quiero aprender en el piano de la señorita Beba.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR