X
PUBLICIDAD

Linda Evangelista: la supermodelo de los 90′ que quedó desfigurada tras un tratamiento de belleza

A los 56 años, la modelo que supo brillar en las pasarelas denunció que quedó permanentemente deformada a raíz de un procedimiento estético.

Linda Evangelista.
Actualizada: 26/09/2021 13:41
PUBLICIDAD

No es novedad que las modelos parecen ponerse al hombro una pelea contra el paso tiempo pero para Linda Evangelista, de 56 años, esa lucha terminó mal. La modelo acudió a sus redes sociales para sincerarse sobre cómo un tratamiento de belleza la alejó de las pasarelas y los medios de comunicación.

En un posteo en su cuenta de Instagram, Linda explicó que lleva cinco años intentando evitar los flashes porque está «irreconocible» después de haber quedado «brutalmente desfigurada» por un tratamiento médico estético que fracasó. «Quedé permanentemente deforme», aseguró Evangelista.

La ex modelo tituló su descargo como «La verdad, mi historia», y allí dio a conocer que la criolipólisis a la que se sometió, una intervención para reducir grasa, surtió exactamente el efecto contrario al que le habían prometido.

De acuerdo a su testimonio, éste fue el motivo por el cual cayó en una profunda depresión que la llevó a mantener distancia de las pasarelas. «Para mis seguidores que se han preguntado por qué no he estado trabajando mientras las carreras de mis compañeros han prosperado», señaló, en referencia a las míticas top models de los 90, como Claudia Schiffer o Cindy Crawford. «La razón es que fui brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo contrario de lo que prometió», lanzó.

inda Evangelista habló sobre su actual situación emocional debido a su deformación por un tratamiento de belleza.

«Aumentó mis células grasas en vez de disminuirlas y me ha dejado permanentemente deformada incluso tras someterme a dos dolorosas cirugías correctoras, sin éxito. Me he quedado, como han dicho algunos medios, ‘irreconocible'», expresó con total honestidad en la red social. «He desarrollado hiperplasia adiposa paradójica, o HAP. Un riesgo del que no se me había informado antes del procedimiento», describió Evangelista.

En este sentido, la supermodelo compartió que la hiperplasia destruyó su estilo de vida y que desde entonces, se ve sumergida en una profunda depresión. «Estoy en un ciclo de profunda depresión, honda tristeza, y en las más bajas cotas de autodesprecio. Me he convertido en una reclusa». «Intento librarme de mi vergüenza y hacer pública mi historia. Me gustaría salir por la puerta de mi casa con la cabeza bien alta, a pesar de que ya no me parezco a mí misma», culminó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR