X
PUBLICIDAD

MERLO

El insólito pedido de perdón de una mujer que robó en una perfumería: “Linda, espero me entiendas, ayer me tenté”

Le redactó una carta a la empleada luego de ser descubierta cuando intentaba llevarse una gran cantidad de productos del local. Sin embargo horas antes, las cámaras de seguridad la captaron robando.

Los dueños del local hicieron público el hecho pero no la denunciaron en la Policía.
Actualizada: 03/10/2021 14:41
PUBLICIDAD

“Linda, te escribo estas palabras, espero me entiendas ayer me tenté, pasa que tengo el cumple de mi amiga y la verdad hace años que no me puedo comprar pintura ni maquillaje y no tengo nada para ponerme en la cara. Por eso te pido que me disculpes vos y la dueña por faltarles el respeto, que Dios te bendiga y que me perdone. Ana María Godoy”. Ese fue el insólito pedido de perdón de la mujer que robó en La Perfumería, un negocio ubicado en calle Poeta Agüero, en el ingreso a la Villa de Merlo.

Según la información que trascendió, el martes pasado ella se presentó en el local para comprar una tintura, pero le dijo a la vendedora que no tenía dinero y le pidió que se la guardara. 

Sin embargo, este jueves por la mañana regresó y la compró. Al mismo tiempo, le comentó a la empleada que deseaba regalarle un labial a una amiga por su cumpleaños, lo eligió y dijo que lo pasaría a recoger después. Por la tarde volvió pero se arrepintió de llevar ese producto y dijo que elegiría otro.

Hizo un recorrido dentro del comercio y fue en ese momento que comenzó a guardar elementos en una bolsa. Como era una clienta asidua del lugar, nunca hubo sospechas. También es una vecina de la zona.

Pero en un momento, la vendedora notó una actitud dudosa y le exigió que les mostrara lo que llevaba. Entonces se le empezaron a caer varios productos de uso femenino, que el total estaba valuado entre $10 mil y $11 mil. Una vez descubierta, la empleada le exigió que se retirara.

Cuando fueron a revisar las cámaras de seguridad advirtieron que el jueves a la mañana la misma mujer había sustraído otros productos de los mostradores.

Después del hecho al local llegó una carta de disculpas, escrita a mano en un pequeño papel, pero descubrieron que la había firmado con una identidad falsa.

Los propietarios del negocio no realizaron la denuncia pero lo hicieron público.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR