X
PUBLICIDAD

Francia: un nuevo informe demostró que 216.000 niños fueron víctimas de abusos sexuales dentro de la iglesia católica

El presidente de la Conferencia de Obispos del país pidió disculpas públicamente por los ataques cometidos por sacerdotes y otros clérigos, así como por personas no religiosas involucradas en la organización episcopal.

La iglesia francesa pidió disculpas tras la difusión del informe.
Actualizada: 05/10/2021 15:39
PUBLICIDAD

Un informe francés publicado el martes encontró que aproximadamente 216.000 niños fueron víctimas de abuso sexual dentro de la Iglesia católica francesa durante los últimos 70 años, en el primer reconocimiento importante de Francia sobre el devastador fenómeno.

El presidente de la comisión que emitió el informe, Jean-Marc Sauvé, dijo que la estimación, basada en investigaciones científicas, incluye abusos cometidos por sacerdotes y otros clérigos, así como por personas no religiosas involucradas en la iglesia. Dijo que alrededor del 80% son víctimas masculinas.

“Las consecuencias son muy graves”, dijo Sauvé. “Aproximadamente el 60% de los hombres y mujeres que fueron abusados sexualmente enfrentan problemas importantes en su vida sentimental o sexual”.

El documento de 2.500 páginas elaborado por una comisión independiente surge cuando la Iglesia católica en Francia, como en otros países, busca hacer frente a secretos vergonzosos que durante mucho tiempo estuvieron encubiertos.

El informe dice que unos 3.000 abusadores de niños, dos tercios de ellos sacerdotes, trabajaron en la iglesia durante ese período. Sauvé dijo que la cifra total de víctimas incluye unas 216.000 personas maltratadas por sacerdotes y otros clérigos.

Olivier Savignac, director de la asociación de víctimas “Parler et Revivre” (Hablar y vivir de nuevo), que contribuyó a la investigación, dijo a The Associated Press que la alta proporción de víctimas por abusador es particularmente “aterradora para la sociedad francesa, para la Iglesia católica”. . »

Olivier Savignac, presidente de la asociación «Parler et Revivre», quien fue abusado sexualmente a los 13 años por un sacerdote que desde entonces ha sido declarado culpable por un tribunal.

La comisión trabajó durante dos años y medio, escuchando a víctimas y testigos y estudiando archivos de la iglesia, los tribunales, la policía y la prensa a partir de la década de 1950. Una línea directa lanzada al inicio de la investigación recibió 6.500 llamadas de presuntas víctimas o personas que dijeron conocer a una víctima.

Sauvé denunció la actitud de la iglesia hasta principios de la década de 2000 como “una indiferencia profunda y cruel hacia las víctimas”. “No se les creyó ni se les escuchó” y, en ocasiones, se sospechó que eran “en parte responsables” de lo sucedido, deploró.

Sauvé dijo que se han remitido a los fiscales 22 presuntos delitos que aún pueden perseguirse. Más de 40 casos que son demasiado antiguos para ser procesados pero que involucran a presuntos perpetradores que aún están vivos han sido remitidos a funcionarios de la iglesia.

La comisión emitió 45 recomendaciones sobre cómo prevenir el abuso. Estos incluyeron capacitar a sacerdotes y otros clérigos, revisar el derecho canónico, el código legal que el Vaticano usa para gobernar la iglesia, y fomentar políticas para reconocer y compensar a las víctimas, dijo Sauvé.

El informe se produce después de que un escándalo que rodeó al ahora destituido sacerdote Bernard Preynat sacudió a la Iglesia católica francesa. El año pasado, Preynat fue condenado por abusar sexualmente de menores y recibió una sentencia de cinco años de prisión. Reconoció haber abusado de más de 75 niños durante décadas.

Una de las víctimas de Preynat, Francois Devaux, jefe del grupo de víctimas La Parole Libérée (“La palabra liberada”), dijo a The Associated Press que “con este informe, la iglesia francesa por primera vez va a la raíz de este problema sistémico. La institución desviada debe reformarse a sí misma “.

Dijo que el número de víctimas que identifica el informe es “mínimo”.

“Algunas víctimas no se atrevieron a hablar o confiar en la comisión”, dijo, expresando su preocupación de que la iglesia en Francia todavía “no ha entendido” y ha tratado de minimizar sus responsabilidades.

La iglesia no solo debe reconocer los eventos, sino también compensar a las víctimas, dijo Devaux. “Es indispensable que la iglesia repare el daño causado por todos estos crímenes, y la compensación (financiera) es el primer paso”.

El caso Preynat provocó la dimisión el año pasado del ex arzobispo de Lyon, el cardenal Philippe Barbarin, acusado de no informar de los abusos a las autoridades civiles cuando se enteró de ellos en la década de 2010. El tribunal más alto de Francia dictaminó a principios de este año que Barbarin no encubrió el caso.

Los arzobispos franceses, en un mensaje a los feligreses leído durante la misa dominical en todo el país, dijeron que la publicación del informe es “una prueba de la verdad y un momento difícil y serio”.

“Recibiremos y estudiaremos estas conclusiones para adaptar nuestras acciones”, decía el mensaje. “La lucha contra la pedofilia nos concierne a todos … Nuestro apoyo y nuestras oraciones seguirán dirigiéndose hacia todas las personas que han sido abusadas dentro de la iglesia”.

El Papa Francisco emitió en mayo de 2019 una nueva e innovadora ley eclesiástica que exige a todos los sacerdotes y monjas católicos de todo el mundo que denuncien a las autoridades eclesiásticas los abusos sexuales y encubrimientos cometidos por sacerdotes por parte de sus superiores.

En junio, Francisco rechazó rápidamente una oferta del cardenal Reinhard Marx, uno de los clérigos más prominentes de Alemania y un asesor papal cercano, de renunciar como arzobispo de Munich y Freising por el mal manejo de los casos de abuso por parte de la iglesia. Pero dijo que era necesario un proceso de reforma y que cada obispo debe asumir la responsabilidad de la “catástrofe” de la crisis.

PEDIDO DE PERDÓN

El presidente de la Conferencia de Obispos católicos de Francia, Eric de Moulins-Beaufort, pidió perdón a las aproximadamente 330.000 víctimas de abuso sexual infantil por parte de la Iglesia que se dieron a conocer gracias a un informe pionero pedido por la institución.

Moulins-Beaufort, dijo que se encuentran consternados por las conclusiones del informe y el número de víctimas.

“Sus voces nos están sacudiendo, su número nos aflige”, dijo. “Deseo ese día pedir perdón, perdón a cada uno de ustedes”, les dijo a las víctimas.

La comisión que compiló el informe pidió una compensación para las víctimas y una acción enérgica de la iglesia.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR