X
PUBLICIDAD

Lágrimas de cocodrilo

La expresión esencialmente significa simular dolor con el objetivo de engañar.

Gobernador Alberto Rodríguez Saá.
Actualizada: 07/10/2021 18:45
PUBLICIDAD

Alberto Rodríguez Saá usó esta tarde probablemente la última bala con el “planmanía”, término que no quiere que se utilice para definir el paquete electoralista para conseguir la voluntad de los sanluiseños en el cuarto oscuro.

Ante un auditorio enmarcado en el Consejo Económico y Social a pocos más de 30 días de las elecciones, el gobernador revoleó anuncios direccionados a depositar dinero en el bolsillo de vastos sectores de la sociedad para que lo voten el 14 de noviembre.

Esta tarde no se mostró con el rostro irascible de la sede partidaria donde en estado puro calificó el veredicto de los ciudadanos en las PASO del 12 de septiembre como una “derrota de mierda”. Esa fue su valoración del mensaje de las urnas que mayoritariamente le dijo “basta”.

Esta tarde protagonizó una de sus típicas puestas en escena.

Esta tarde derramó lágrimas de cocodrilo.

Héctor Zimmerman, en “Tres mil historias de frases y palabras que decimos a cada rato” dice: “El llanto de aflicción del cocodrilo es una invención del hombre para poner en palabras sus propios sentimientos. Verdad es que del saco lacrimal de esos reptiles sale un líquido que bien puede ser considerado llanto. Pero éste no es el resultado de la tristeza, sino del esfuerzo…La acción de ‘llorar’ mientras se devora con ferocidad a una presa ha sido tomada como arquetipo de la hipocresía…que se aplica con mucha propiedad a algunos seres humanos”.

Rodríguez Saá quiere dar vuelta la elección a cualquier precio.

Salió otra vez a derramar plata. Son fondos públicos.

Ofrece hasta lo que la gente no le pide.

Tanta generosidad no es gratis. Repentinamente se dio cuenta de los “dolores” de la gente, que fueron causados por su propio Gobierno que le dio la espalda antes y durante la pandemia y la cuarentena.

Castigó a miles de puntanos a través de los abusos y abandonándolos.

A quienes perdieron los puestos de trabajo o sufrieron el deterioro de la calidad de vida les ofrece un subsidio temporal.

A quienes perdieron un ser querido no tiene forma de repararlos por más que haga gala de la billetera del Estado.

Hoy ya quiso cobrar a cuenta al exigir, con la mano en la oreja, que aplaudan el festival de medidas electoralistas.

El “planmanía” finaliza en marzo.

Todo tiene un solo sentido y fin: sumar diputados nacionales para el kirchnerismo y lograr el triunfo que necesita Cristina Kirchner.

Está desesperado por un diputado nacional más.

Las lágrimas de cocodrilo de un Rodríguez Saá kirchnerizado.

Los cocodrilos lloran mientras matan o devoran a sus víctimas.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR