X
PUBLICIDAD

COLOMBIA

Martha, la mujer que accederá a la primera eutanasia para pacientes no terminal

A sus 51 años, Martha Sepúlveda está disfrutando de sus últimos días con familiares y amigos. Es la primera paciente con un diagnóstico no terminal en Colombia que se someterá a la eutanasia. Así lo ha decidido y está en paz.

Martha, la mujer que accederá a la primera eutanasia para pacientes no terminal.
Actualizada: 09/10/2021 11:49
PUBLICIDAD

«Dios no me quiere ver sufrir a mí», dijo a Noticias Caracol la mujer, quien asegura ser muy católica.

«Ya uno con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, ya lo mejor que me puede pasar es descansar. Y para mí la muerte es un descanso», sostuvo.

Hace casi tres años a Sepúlveda le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), lo cual ha hecho que se le dificulte caminar cada vez más.

La ELA, también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig, es una dolencia neurodegenerativa que afecta de una manera progresiva a las células nerviosas del cerebro y la médula espinal, hasta llegar a la muerte del paciente, seg´ún la Asociación del ELA de Estados Unidos.

Luego de que el pasado 23 de julio la Corte Institucional de su país ampliara el derecho a la muerte digna a pacientes con enfermedades no terminales, la mujer esperó solo cuatro días y solicitó el procedimiento.

El 6 de agosto lo autorizaron y aunque Sepúlveda en un primer momento fijó como fecha para su defunción el 31 de octubre, luego pensó que no debía esperar tanto y la cambió para el domingo 10 de octubre.

«Estoy más tranquila desde que me autorizaron el procedimiento. Me río más, duermo más tranquila», declaró al citado medio.

«Si es desde el plano espiritual, yo estoy totalmente tranquila. Soy una persona católica, me considero muy creyente de Dios, pero, repito, Dios no me quiere ver sufrir a mí y yo creo que a nadie. Ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos», añadió.

De momento, Sepúlveda está disfrutando sus últimos días con familiares y amigos. Quien ha estado más afectada con su decisión es su madre, de 83 años. «Mamá, Dios no quiere ver sufrir a sus hijos, yo estoy sufriendo, literalmente», dijo que le explicó a su madre.

Según cuenta, hay quien le pregunta por qué no lucha más por su vida. «Pues, cobarde seré, pero no quiero sufrir más, estoy cansada. Estoy literalmente sin fuerzas. Luchar qué. ¿Luchar? Lucho por descansar más bien», señaló.

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR