X
PUBLICIDAD

Cancelan la primera eutanasia que iba a recibir una mujer colombiana sin ser enferma terminal

Pocas horas antes de convertirse en la primera persona de Colombia en poder optar a una muerte digna, Martha Liria Sepúlveda, recibió la noticia de que su procedimiento de eutanasia fue cancelado. La mujer padece de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y había manifestado sentirse «feliz» con su decisión. Sin embargo, el Instituto Colombiano del Dolor anunció que el procedimiento fue suspendido por no cumplir con «el criterio de terminalidad».

Foto AP
Manifestantes del grupo 'Derecho a morir con dignidad' se reúnen para mostrar su satisfacción ante la legalización de la eutanasia, en Madrid, España, el 25 de junio de 2021.
Actualizada: 09/10/2021 23:24
PUBLICIDAD

«No se cumple con el criterio de terminalidad». Fue la justificación por la cual el Comité Científico Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad del Instituto del Dolor colombiano canceló el procedimiento de eutanasia que iba a recibir la colombiana Martha Liria Sepúlveda. El comunicado del Instituto del Dolor colombiano también señala que la determinación fue dada por una votación unánime.

El procedimiento estaba programado para este domingo 10 de octubre a las 7:00 de la mañana y en los días previos, Sepúlveda había dicho sentirse «feliz» de poder morir dignamente.

El deseo de recibir la eutanasia se debía a los sufrimientos físicos de los que es víctima desde que le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad incurable que afecta las neuronas y que provoca un grave debilitamiento muscular.

Sepúlveda, que se considera una ferviente católica, afirmó que es Dios quien «no me quiere ver sufrir». Una declaración que, en un país de profunda creencia, retumbó en los oídos de las organizaciones religiosas y de la Conferencia Episcopal de Colombia, que la instó a desistir de su decisión afirmando que «la única solución no es acabar con la vida».

«La muerte no puede ser la respuesta terapéutica al dolor y al sufrimiento en ningún caso. La muerte propiciada mediante el suicidio asistido o la eutanasia no resulta compatible con nuestra interpretación de la dignidad de la vida humana, como sí lo es la utilización de los cuidados paliativos», le dijo Francisco Antonio Ceballos, presidente de la Comisión Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida.

Sin embargo, para Martha es su solución. Y su familia apoya que se someta a la eutanasia, que en Colombia fue despenalizada en 1997, en el año 2015 se convirtió en ley, y este mes de julio la Corte Constitucional la extendió a quienes sientan «un intenso sufrimiento físico o psíquico» debido a una lesión o a una enfermedad incurable.

«Creo que demuestro más amor si la apoyo»

El procedimiento de Martha Liria Sepúlveda era el primero autorizado en el país para una paciente sin una enfermedad terminal. Según la legislación nacional, para acceder a esta práctica la expectativa de vida debe ser inferior a los seis meses.

Sepúlveda sabía que el calvario en el que vive a raíz de su enfermedad iba a durar por lo menos tres años más, por lo que luchó durante varios meses hasta lograr su objetivo, que se frustró tras la decisión de este sábado.

«Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar», declaró la colombiana en entrevista con el diario ‘El Tiempo’.

En un testimonio en primera persona, relatado por su hijo Federico Redondo Sepúlveda para la cadena BBC Mundo, el joven, de 22 años, cuenta lo difícil que fue escuchar decir a su madre que quería morir.

«Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano. Pero ya luego, concienciándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: ‘Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó'», aseguró Federico en la entrevista.

El hijo de Martha describió algunos momentos difíciles vividos junto a su madre, como cuando empezó a perder la fuerza en sus piernas y brazos, al punto de no poder ir sola al baño o vestirse.

La eutanasia en Colombia: un largo camino legal 

Fue en 1997 cuando los procesos de eutanasia se despenalizaron en el país. Pero solo hasta 2015 se convirtió en ley. Desde abril de dicho año un total de 94 personas han recibido el procedimiento en el país sudamericano.

El caso de Sepúlveda se iba a convertir en el primero que entrara en el nuevo lineamiento de la Corte Constitucional colombiana, que en julio había extendido la eutanasia a personas que padecieran de «un intenso sufrimiento físico o psíquico» por causa de una lesión o enfermedad incurable.

Por lo que el procedimiento que estaba planeado para este domingo se iba a convertir un hito en el país al ser el primero que se diera sin la condición de una enfermedad terminal.

(EFE y medios locales)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR