X
PUBLICIDAD

Fueron seis las mujeres que denunciaron al funcionario K de “Pipi” Alí por robarles el plan social

Facundo Devia estaba al frente del organismo que gestiona los beneficios sociales de la Nación, en la Municipalidad de La Toma. Las estafó durante meses.

Foto Internet
Facundo Devia y Ernesto Alí en una foto difundida el15 de octubre del 2017.

por Antonella Camargo

elchorrillero.com

Actualizada: 10/10/2021 00:30

Todas mujeres y en situación de extrema vulnerabilidad, fueron las víctimas de Facundo Devia. El cargo en el gabinete del intendente Ernesto “Pipi” Alí como jefe del área Desarrollo Social le permitió llevar adelante maniobras delictivas burlándose de familias que viven la pobreza.

Gabriela López fue la primera que acusó públicamente a Devia después de denunciarlo ante la Policía. Ella puso a la luz la conducta del funcionario kirchnerista al que le había depositado toda la confianza.

Y no fue la única que vivió junto a sus hijos varios meses de extrema necesidad por estar privada de un beneficio económico que había tramitado ante el Estado nacional.

Gabriela López fue la primera en denunciar al funcionario municipal.

Johana Ceratto también se armó de valor y expuso su experiencia ante la Policía.

En declaraciones a El Chorrillero, ambas relataron los momentos difíciles que pasaron en plena pandemia. “Mientras él se llenaba los bolsillos, nosotros pasábamos hambre”, aseguró Ceratto en la entrevista.

Hasta el momento son seis las mujeres estafadas que hicieron una presentación formal.  En la causa que investiga el juez de Instrucción en lo Penal, Marcelo Bustamante Marone existen cuatro denuncias en contra del ex funcionario, según se informó. De todos modos no descartan que se sumen más.

La metodología de la que se valió era convocarlas para una «actualización de datos», y así logró escanear los rostros para acceder a las cuentas de manera digital. Cada vez que el dinero se acreditaba, lo transfería a una cuenta propia.

Cuando las mujeres no veían depositado el beneficio lo llamaban pero él se desligaba de la responsabilidad y les decía que iban hacer los reclamos. Pero varios meses pasaron y la solución nunca llegaba. Mientras tanto, las familias vivían penurias.

Poco después que se conociera el escándalo, el intendente ultraalbertista difundió un escueto texto por la página de Facebook de la Municipalidad para comunicar que había sido “desvinculado” del cargo.

El martes, la Justicia ordenó allanamientos en la casa de los padres del ex funcionario. La Policía secuestró tres teléfonos celulares, dinero ($ 87.905) 23 tickets de movimientos bancarios de distintas entidades, y cinco tarjetas de los bancos Supervielle, Nación, Macro y una tarjeta de Mercado Pago.

Horas más tarde quedó detenido por estafas reiteradas.

Johana Ceratto.

Un día después fue citado a indagatoria por Bustamante Marone, pero se abstuvo de declarar y pidió la prórroga de los ocho días. Hasta el viernes, la defensa no había realizado ningún planteo.

A Ceratto y López, el ex funcionario les devolvió el dinero aunque a cambio les pidió que retiraran la denuncia.

Las otras mujeres que lo denunciaron por estafa  fueron Cecilia Ivana Gutierrez, Paola Alejandra Escudero, Myrna Cecilia Quiroga y María Milagros Fernández.

 

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR