X
PUBLICIDAD

Tras ser acusado de corrupción, renuncia el canciller austríaco

El canciller austriaco Sebastian Kurz anunció el sábado que renunciará en un intento para apaciguar una crisis del gobierno desatada por el anuncio de la fiscalía de que él es sujeto de una investigación de corrupción.

Kurz anunció el sábado, 9 de octubre, que planeaba renunciar para apagar una crisis de gobierno creada con el anuncio de fiscales de que él es sujeto de una investigación de corrupción.
Actualizada: 10/10/2021 13:15
PUBLICIDAD

Kurz, de 35 años, propuso que su reemplazante sea el ministro de Relaciones Exteriores, Alexander Schallenberg. Pero Kurz se mantendrá en un puesto político clave: planea convertirse en el jefe de la bancada del Partido del Pueblo de Austria, de tendencia conservadora, en el Parlamento.

El partido de Kurz había cerrado filas en su apoyo luego del anuncio de los fiscales del miércoles, lo que ocurrió después de operativos en la cancillería y las oficinas de su partido. Pero sus socios de coalición, los Verdes, señalaron el viernes que Kurz no podía seguir como canciller y exigieron que su partido nominara a una “persona irreprochable” para reemplazarlo. El gobierno de coalición tomó el poder en enero de 2020.

El líder de los Verdes, el vicecanciller Werner Kogler, catalogó la decisión de Kurz como “un paso correcto e importante”.

“Esto significa que podemos continuar con nuestro trabajo en el gobierno”, sostuvo.

Kurz y sus aliados más cercanos son acusados de tratar de garantizar su ascenso al poder de su partido y del país con la ayuda de sondeos manipulados y reportes favorables en los medios, financiados con dinero público. Kurz, quien se convirtió en el líder del Partido del Pueblo y después en canciller en 2017, niega haber cometido alguna falta.

Los Verdes consideraron que la pesquisa creó una impresión “desastrosa”. En un caso separado, las autoridades anticorrupción pusieron a Kurz bajo investigación en mayo bajo sospechas de haber hecho declaraciones falsas a una comisión parlamentaria, una acusación que también niega.

Los líderes de la oposición habían pedido la renuncia de Kurz y planeaban presentar una moción de censura contra él el martes en el Parlamento.

“Seguimos en una fase delicada en Austria —la pandemia no ha terminado y la recuperación económica apenas inicia” al tiempo que una reforma al sistema tributario del país para ayudar a frenar las emisiones de gas de efecto invernadero ha sido negociada pero aún no ha sido implementada, dijo Kurz. (AP)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR