X
PUBLICIDAD

Coldplay se torna galáctico con álbum “Music of the Spheres”

La última vez que Coldplay lanzó un álbum, fue como una cálida acogida de la Tierra. Esta vez, la banda británica va más allá, a niveles cósmicos.

Chris Martin, de Coldplay, durante un concierto en el Metlife Stadium en East Rutherford, Nueva Jersey.
Actualizada: 13/10/2021 10:38
PUBLICIDAD

“Miramos hacia arriba y hacia afuera y tratamos de encontrar respuestas, y creo que tal vez estamos tratando de encontrar alguna perspectiva”, dice el baterista Will Champion.

“Music of the Spheres” es una colección de 12 canciones con oleadas de sintetizadores y melodías etéreas. El tema “Infinity Sign” suena como si se hubiera creado dentro de una explosión de estrellas y “Biutyful” es éxtasis en forma de música. Este es un álbum que debería sonar mientras los astronautas se reúnen en una estación espacial que gira lentamente para una fiesta galáctica.

“Es un poco más grandioso en su sonido”, dice el cantante principal, Chris Martin. “Las canciones son lo primero, aunque el marco del título de ‘Music of the Spheres’ dice fácilmente qué canciones podrían caber en él. Pero siempre estás a merced de qué canciones deciden aparecer”.

El guitarrista Jonny Buckland usa una analogía de pesca: “El concepto construye la red, ¿sabes a qué me refiero? Y luego la red captura el tipo de pez que desea”.

Las semillas del nuevo álbum se sembraron hace años, cuando la banda británica estaba terminando su gira de “A Head Full of Dreams”. La pandemia revirtió sus planes y dio lugar a su último disco, “Everyday Life”, un trabajo introspectivo, denso y complejo, con palabras habladas o cantadas en árabe, español, zulú e igbo.

“‘Everyday Life’ era sobre convertir las grandes preguntas en algo personal. Este se trata de convertir las cosas personales en grandes preguntas”, explica Champion. “Tú sabes, ‘¿qué hacemos todos aquí y cuál es el propósito de nuestra banda y por qué estamos aquí?’”.

Esta vez, el cuarteto se asoció con el productor Max Martin, a quien le atribuyen un enfoque de menos es más. Martin ayudó a la banda conocida por sus ricas orquestaciones a que sus canciones respiraran.

“Históricamente, como banda, tendemos a llenar espacios”, dice Champion. “Pintamos con muchas capas, usamos grandes cuerdas y sintetizadores. Y una de las razones por las que creo que todos sentimos un gran alivio al trabajar con Max es que él es muy consciente de no llenar demasiados vacíos”.

“No vas a hacer que una canción suene más grande e impresionante agregando una y otra capa de sonido”, agrega el bajista Guy Berryman. “Es como cuando mezclas demasiados colores, siempre terminas con marrón”.

Cinco de las 12 canciones usan emojis como títulos y tienen lo que todo álbum exitoso necesita en estos días: una colaboración con BTS (la canción “My Universe”, que ya encabezó la lista Hot 100 de Billboard). También está el tema de ruptura “Let Somebody Go”, con Selena Gomez, que invita a perdonar y amar.

Martin lo mantuvo como un asunto familiar, con un crédito de composición en la canción de Gómez para su hija Apple Martin, quien también proporciona la introducción a “Higher Power”, mientras que a su hijo Moses Martin se le atribuye la voz del coro en “Humankind”.

“Apple me dio este acorde increíble en el que nunca había pensado. Entonces ella está ahí”, dice Martin. Y puede que esté prejuiciado, pero considera que Moses es un cantante muy talentoso: “Así que a menudo le pido que venga y haga que los coros suenen mejor”.

El álbum termina con una “Coloratura” de más de 10 minutos, un viaje al cosmos que representa algo novedoso para la banda.

“Eso fue hacia el final de la grabación de este álbum, y creo que Max Martin nos había dado mucha confianza… Así que había una especie de sensación de ‘bueno, esta última canción, que actualmente es de 6 minutos, ¿qué pasaría si dejamos que realmente sea lo que quería ser?’”, dice.

“No le va a llegar a todo el mundo y no es para todo el mundo, pero algunas personas podrán disfrutar el estilo como cinematográfico, incluidos nosotros, porque nunca nos hemos permitido hacer eso. Siempre hemos sentido que deberíamos finiquitar”.

Coldplay no son los únicos artistas que se acercan a los cielos en los últimos años. Nick Jonas lo hizo con “Spaceman”, Beck con “Hyperspace” y Masked Wolf con “Astronaut in the Ocean”. El video de Dua Lipa de “Levitate” es una fiesta espacial en un ascensor Art Deco.

Para Coldplay, usar el espacio les ofrece la oportunidad de hablar sobre cómo acabar con las demarcaciones hechas por el hombre. Desde el espacio, señalan, la Tierra es solo agua, montañas y árboles.

“Queremos tratar de deshacernos de la mayor cantidad posible de esas divisiones y barreras entre las personas porque vemos que somos solo esta pequeña bola flotando en un universo enorme y tenemos que cuidarnos unos a otros y al planeta mismo”, dice Champion.

Martin señala que, a pesar de la amplitud, sigue siendo una colección de Coldplay optimista y esperanzada. Hablar de planetas es un lienzo para hablar de ser humano.

“Es realmente otro disco sobre la vida como persona humana, pero con esta libertad que surge cuando finges que se trata de otras criaturas en otros lugares”, dice. (AP)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR