X

Intentaron asesinar al primer ministro de Irak con un dron con explosivos

Ocurrió en la «Zona Verde» de Bagdad, un área especialmente protegida dentro de la capital iraquí, donde se encuentran la mayor parte de las embajadas y sedes de gobierno del país, recién salido de una serie de protestas contra el resultado de las elecciones.

El primer ministro de Irak, Mostafá al Kazemi, logró sobrevivir de un ataque realizado con un dron con explosivos.
Actualizada: 07/11/2021 12:01
PUBLICIDAD

El primer ministro de Irak, Mustafa al Khadimi, sobrevivió este domingo a un intento de asesinato con drones cargados de explosivos que fueron lanzados contra su residencia, en medio de tensiones entre el Gobierno y milicias iraquíes pro-Irán.

Luego de unos tuits en que condenó el ataque de la madrugada, Al Khadimi hizo lo mismo en una aparición en la televisión estatal sentado tras un escritorio, vestido con camisa blanca y tranquilo, aunque con un vendaje en su mano izquierda.

Funcionarios no identificados citados por la cadena de noticias árabe Al Jazeera dijeron que lo único que sufrió fue un pequeño corte en la mano, pero que al menos seis de sus guardias resultaron heridos en el ataque.

«Ataques cobardes con cohetes y drones no construyen patrias ni construyen futuros», dijo el premier en la televisión estatal Al Irakiya, antes de recibir al presidente Barham Salih y de encabezar una reunión del Gobierno.

Fuerzas de seguridad derribaron dos drones, pero un tercero impactó en la residencia del premier en la Zona Verde, el área fortificada de Bagdad que alberga también las embajadas, dijo un vocero del Ministerio del Interior, Saad Maan, a Al Irakiya.

Fotos distribuidas por la oficina de Al Khadimi mostraron daños en la residencia después del ataque, incluyendo ventanas rotas, una puerta de madera arrancada de los goznes y grabados tirados por el suelo.

Ningún grupo reivindicó el ataque, pero las sospechas recaen sobre milicias apoyadas por Irán que desde hace semanas critican y amenazan públicamente al primer ministro.

Ocurrió luego de las elecciones

El intento de asesinato fue días después de disturbios entre fuerzas de seguridad y seguidores de las milicias que desde hace casi un mes acampan cerca de la Zona Verde en rechazo a los resultados de las elecciones del mes pasado.

Las milicias perdieron en esos comicios casi dos tercios de las bancas del Parlamento que poseían hasta entonces.

Las protestas dejaron un muerto el viernes pasado cuando los manifestantes intentaron irrumpir en la Zona Verde.

Fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos y munición real, y un manifestante murió de un balazo y decenas más resultaron heridos.

Al Khadimi ordenó una investigación para determinar qué desató los incidentes y quién violó órdenes de no abrir fuego.

Algunos de los líderes de las milicias acusaron abiertamente a Al Khadimi de los disturbios del viernes y de la muerte del manifestante, durante sus funerales, el pasado sábado en Bagdad.

Al funeral asistieron los comandantes de las principales milicias pro-iraníes, que juntas son conocidas como Fuerzas de Movilización Popular, o Hashd al-Shaabi, en árabe.

El clérigo chiita iraquí Muqtada al-Sadr, cuyo partido ganó la mayor parte de las bancas en las elecciones del 10 de octubre, denunció el «ataque terrorista» contra Al Khadimi y dijo que fue cometido por fuerzas que quieren que Irak recaiga en la anarquía y el caos.

Al Sadr mantiene buenas relaciones con Irán, un país vecino en el que también son mayoría los musulmanes de la rama chiita del islam, pero se opone públicamente a su interferencia en los asuntos internos de Irak.

Sobre el primer ministro

Al Kadhimi, de 54 años, era el jefe de la inteligencia de Irak antes de asumir como premier, en mayo de 2020.

Las milicias pro-iraníes lo ven como cercano a Estados Unidos, y ha tratado de encontrar un equilibrio en las alianzas de Irak con Washington y Teherán.

Antes de las elecciones, fue anfitrión de varias reuniones en Bagdad entre representantes de Arabia Saudita e Irán en un intento de aliviar las tensiones regionales entre la monarquía islamista saudita y el régimen teocrático de Irán, que son enemigos históricos.

El vocero de la Cancillería iraní, Saeed Khatibzadeh, condenó el ataque contra Al Khadimi y acusó indirectamente a Estados Unidos.

El portavoz dijo que estaba al tanto de «conspiraciones que apuntan contra la seguridad y los progresos de Irak».

Agregó que incidentes como este «están en el interés de quienes han invadido la estabilidad, la seguridad, independencia e integridad territorial de Irak en los últimos 18 años».

Estados Unidos deploró el ataque.

«Este evidente acto de terrorismo, al que nos oponemos fuertemente, estuvo dirigido contra el corazón del Estado iraquí», dijo el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, en un comunicado, consignó la agencia de noticias AFP.

El presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi, también condenó el ataque.

En un mensaje en Facebook, llamó a todas las partes a «calmarse, renunciar a la violencia y unir fuerzas para preservar la estabilidad del país».

Arabia Saudita emitió un comunicado en el que dijo que apoyaba la estabilidad de Irak y condenaba «el cobarde acto de terrorismo contra el primer ministro de Irak». (Télam)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR