X

PIDE POR OXÍGENO

El padecimiento del bombero que sufrió graves quemaduras durante un incendio: “Prefiero irme de este mundo antes que estar así”

Javier Díaz lleva más de dos semanas esperando la recarga del tubo de oxígeno que le permite respirar. Su familia hizo público el reclamo para llegue la solución.

Javier Díaz junto a su madre.
Actualizada: 09/11/2021 23:25
PUBLICIDAD

Javier Díaz era un brigadista de San Luis Solidario y hace doce años sufrió graves quemaduras, en el 80% de su cuerpo, cuando sofocaba un incendio en la localidad de Dónovan. Desde entonces padece serios problemas de salud. Piernas, brazos, rostro y las vías respiratorias se vieron afectadas. Por esto último es electrodependiente.

Vive en el Barrio 200 Viviendas sur, junto a su esposa y su hijo. Como consecuencia del accidente, ocurrido el 4 de noviembre de 2009, necesita estar conectado a un tubo de oxígeno para seguir respirando.

“Es una lucha que no debería ser así. Anoche con la tormenta, tuve miedo. Si se cortaba la luz, mi vida estaba en peligro”, dijo en diálogo con El Chorrillero. Al mismo tiempo expuso el problema que tiene con la aseguradora, y por el cual su madre, Dora Díaz, pidió ayuda.

“Llevo dos días llamando a la ART, haciendo el reclamo y me dijeron que posiblemente antes del fin de semana lo va a tener”, contó López. Pero el pedido lo hizo hace 17 días.

Su hijo utiliza un equipo de oxígeno eléctrico, con lo cual ante cualquier corte de luz deja de funcionar y tiene que llamar a una ambulancia para que lo asista con el oxígeno.

«Hace varios meses que esta empresa me hace lo mismo. Me deja sin oxígeno sabiendo la necesidad, de que pierdo turnos con los médicos y para mí son importantes. Ahora estoy pasando por una infección, pero no puede asistir al profesional porque no tengo oxígeno», contó por su parte Díaz.

“Nos hemos cansado de ir a la superintendencia de salud para que tomen cartas en el asunto, y se ríen en la cara”, manifestaron otros familiares que lo acompañaron durante la entrevista que le hizo este medio.

“Estoy cansado, prefiero irme de este mundo antes que estar de esta manera, estoy por mi hijo. Mi vida no es nada linda”, dijo Javier en medio de las lágrimas.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR