X

Mavys Álvarez: “Maradona me violó mientras mi mamá golpeaba la puerta de la habitación”

Junto a su abogado Gustavo Marano, Álvarez ingresó a media mañana del jueves a una de las sedes del Ministerio de Justicia para prestar declaración.

Actualizada: 19/11/2021 16:38
PUBLICIDAD

Mavys Álvarez, la mujer cubana que cuando era menor de edad mantuvo un vínculo con  Diego Maradona, declaró este jueves en una denuncia por presunta trata de personas, de la que ella habría sido víctima cuando era menor, contra allegados del legendario futbolista.

La mujer, que actualmente tiene 36 años, es madre de dos hijos y vive en Miami, llegó a Buenos Aires hace una semana para dar su testimonio en el marco de la causa, en la que no fue aceptada como querellante por la justicia argentina.

 

«Maradona sin cortes», por Pluto TV

Junto a su abogado Gustavo Marano, Álvarez ingresó a media mañana a una de las sedes del Ministerio de Justicia para prestar declaración. Con este sistema se busca evitar un contacto con los abogados de los acusados que siguieron la declaración por pantallas, y podían preguntar a través de una psicóloga.

Entre 2000 y 2004, Maradona vivió en La Habana donde se sometía a un tratamiento por su adicción a las drogas. En las entrevistas, la mujer contó que se hizo adicta a las drogas durante su relación con Maradona y que en Buenos Aires la llevaron a hacerse una cirugía estética mamaria sin autorización de sus padres, pese a ser menor de edad.

Además, este viernes, en entrevista con Infobae, la mujer contó que «es la primera vez que vengo a Argentina después del 2001, cuando vine con Diego. Ahora pude recorrer un poco, en aquella oportunidad no había podido ver nada. Estaba secuestrada».

También recordó que durante ese viaje «estaba encerrada, no podía salir, dependía de todos para todo y ninguno hacía nada para que yo me sintiera bien».

Álvarez añadió que «estaba limitada en todo, o sea, no podía hacer nada. No podía salir del hotel. Tenía que pedir permiso para todo lo que pudiera hacer o no. No salía de mi habitación. Tenía seguridad pero no para poder moverme con libertad sino para no moverme».

La mujer también recordó uno de los abusos sexuales por parte de Diego Maradona en Cuba, relantando que «mi mamá vino a verme a la casa donde estábamos en La Habana. (Maradona) no le quiso abrir la puerta, me tapó la boca para que yo no gritara, para que no dijera nada y abusó de mí».

«Mi mamá estuvo tocando, bajaba, volvía, subía y tocaba y lloraba detrás de la puerta porque sabía que estábamos ahí. Él nunca le abrió hasta que se tuvo que ir, porque no le abrió», añadió.

Durante la conversación con Infobae, la mujer también reveló que «él me fue metiendo en su mundo de la adicción. A mí no me interesaban las drogas, no fumaba, no me drogaba, no tomaba. Poco a poco me introdujo en el alcohol. Después insistió en que consumiera. Él fue el que me inició».

«Un día él me deja un plato que tenía hecha una raya de cocaína. Entonces me explica lo que era esa droga y me dice que eso lo ayudó a mantenerse despierto para poder soportar la noche en una discoteca o para darle energía. Que era muy bueno, que le hacía muy bien, que se sentía muy bien con eso, que no dejaba que se deprimiera», añadió.

Además apuntó que «yo me mantuve firme en ese momento de que no, que no le veía el objetivo inhalar un polvo por la nariz, que no le hallaba la lógica. Todos los días insistía un poco más. Un día se va de viaje, me deja el plato con dos rayas ya preparadas para que yo lo consumiera. Como para probarme a ver si no estando él, quizás yo me atrevía a probar».

«Él se va, me deja el plato, y en ese plato pues yo no toqué nada. Él regresó, estaba con lo mismo que había dejado. Se puso furioso. Me gritaba. Me insultaba. Me decía que por qué razón no probaba, que eso realmente me iba a ayudar… Al final tanto insistió que la pruebo», remarcó. (Telefe)

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR