X

“Él podría venir ahora y matarme si quisiera”

Con miedo y con el dolor de los golpes, una joven de 25 años se presentó ante un juez este miércoles y relató en detalle cómo su expareja la tiró de un taxi en movimiento y la acuchilló por la espalda.

por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 14/09/2017 12:29
PUBLICIDAD

Sentada frente al despacho del juez Sebastián Cadelago Filippi, la mujer espera que una policía la pase a buscar. A las 12:30 ya había declarado ante el juez la golpiza que le dio el padre de su hijo, un hombre al que había denunciado otras dos veces, de apellido Lucero.

Por segunda vez relató el episodio que pudo llevarle la vida, en medio de la angustia y de la incertidumbre de saber qué pasará de ahora en adelante.

elchorrillero.com la chica le contó que tiene miedo y que solo espera que la Justicia lo detenga.

También contó que se separó hace 2 años de él y que actualmente solo comparten un niño de 5 años.

“Estoy cansada de tener que darle explicaciones, de sus celos por más que ya no estamos juntos. Ahora él está abajo y podría venir a matarme si quisiera”, relató con el miedo de una mujer a la que solo le queda creer en los protocolos judiciales.

Si por momentos se tranquiliza es porque los policías de la Comisaría 6º están rodeando su casa. Pero casi todo el tiempo cree que si sale a la calle está en peligro, y que el padre de su hijo está “ensañado” y quiere matarla.

La joven lleva su tobillo descubierto porque la inflamación y las heridas que tiene le impiden poder calzarse.

Cuando salió de declarar, la chica se encontró en el pasillo con el joven taxista que le “salvó la vida”. Recordaron los momentos de tensión, él volvió a manifestar el asombro con el que vivió la golpiza y antes de entrar al despacho para dar su testimonio, se puso otra vez a disposición de lo que pudieran necesitar.

El conductor del vehículo que ese día llevaba a la joven a su casa fue testigo de los actos que realizó un hombre sin control y con saña.

El chofer ya había levantado a la pasajera cuando de repente el agresor se puso en el medio para que se detenga; abrió la puerta trasera y se subió. Primero pensó que era un ladrón que solo quería arrebatarle el bolso a la mujer, pero después comprendió que se trataba de otra cosa.

Con el auto en movimiento, el hombre logró sacar a la joven del auto. Ya en el suelo, la arrastró de los pelos y sacó un cuchillo. El conductor se interpuso para evitar que siguiera golpeándola y se preparó para recibir las agresiones también. “Él vio cuando me enterró el cuchillo en la espalda”, dijo la chica.

Ante la policía el taxista dijo que nunca había visto “tanta saña”. Ayudó a la joven, la llevó hasta el auto y condujo hasta un centro asistencial donde curaron a la chica.

Después intervino la comisaría de jurisdicción donde se iniciaron las actuaciones.

En su casa la visitaron funcionarias de la secretaría de la Mujer y le ofrecieron contención.

Ella ya había denunciado a su ex en otras dos oportunidades; una por violencia doméstica y la segunda cuando por la calle le arrebató el celular. Hubo una orden de restricción perimetral, pero él no la respetó.

De Tribunales salió escoltada por una policía. Llevaba su tobillo descubierto porque la inflamación y las heridas que tiene le impiden poder calzarse. También con las copias de las denuncias y con la expectativa de que esta vez el hostigamiento de su ex se termine.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR