X

La mamá de Vanesa Schvedt: “Hubo mala praxis, sé lo que pasó y cómo pasó”

Lucía Casares habló en conferencia de prensa y dio detalles desconocidos alrededor de la muerte de su hija en la Maternidad Dra. “Teresita Baigorria”.

Lucía Casares dijo que "seguirá luchando" y que sabe que su hija se pudo haber salvado.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 17/10/2017 14:32
PUBLICIDAD

La mujer convocó a la prensa para decir que la causa está “estancada” y para brindar detalles del informe que realizó el perito de parte, Héctor Mayor. También difundió lo que dijeron las personas involucradas en la muerte.

“Mi lema sigue siendo memoria y justicia. La causa está estancada y se va a cumplir un año del fallecimiento de mi hija. Voy a seguir luchando. Hubo mala praxis, sé lo que pasó y cómo pasó”, aseguró la mamá de Vanesa este martes ante los periodistas.

Los resultados del informe son los que le permiten a Casares tener certezas de que “se perdió el tiempo” en el quirófano y sabe lo que los profesionales que atendieron a su hija “pudieron haber hecho y no hicieron” para salvarla.

Contó que a Vanesa le practicaron un legrado “sin anestesia” y que tuvieron que suspenderlo “porque la paciente no colaboraba”. También confirmó que su hija perdió más de 2 litros y medio de sangre en menos de una hora. Esa situación puso a la joven en un “shock irreversible” debido a la pérdida del más del 40% de su volumen sanguíneo.

Casares destacó que después del análisis de la historia clínica, el médico destacó que Vanesa era una paciente “que entró en trabajo de parto normal”, con análisis de laboratorios “normales al momento de ingreso”, como también lo fue su parto.

La partera dijo en su declaración que “el alumbramiento, es decir la expulsión de la placenta” se desarrolló sin problemas, y que posterior a eso se “produjo un sangrado”, por lo cual intervinieron dos médicas; una ginecóloga y una cirujana.

De los testimonios ofrecidos por los profesionales que actuaron se supo que el “legrado no pudo hacerse” y que “llamaron a la anestesista”.

En este punto el médico sostuvo que bajo el estado en el que se encontraba Vanesa, “la anestesia sería contraindicada”. Y remarcó, de acuerdo a su análisis, que no se observaban “maniobras para cohibir la hemorragia que se estaba produciendo por el útero”.

“El médico nombra una serie de maniobras que las profesionales pudieron haber hecho y no hicieron para salvarla. Pero para preservar su opinión no voy a mencionarlas, sino que él las dirá en el juicio”, destacó Casares.

En el examen externo, según contó la mujer, “se observan dos venopunciones” en sus brazos. La existencia de un “importante hematoma” en uno de ellos permitió concluir que “el líquido, medicamentos o transfusiones efectuadas por esa vía no ingresaron al cuerpo de la paciente, sino que quedaron en el tejido celular subcutáneo”. También remarcó que en el cuerpo no había “ninguna vía central”.

Habló sobre las contradicciones de los especialistas en sus declaraciones y prefirió mantener los nombres en reserva. “Les puedo decir que estas dos médicas son de Córdoba, que hicieron sus prácticas en el 2015 y a finales de 2016 vinieron a San Luis para hacer sus guardias los fines de semana”, aseguró.

Explicó que desde que murió su hija sigue todos los detalles de la investigación, y que además se encargó de hacer sus propias averiguaciones: “La Maternidad no tiene anestesista permanente, tiene una en guardia pasiva, que trabaja en el Hospital, y eso significa que si la necesitan la llaman”.

Contó que hace unos días volvió a la Maternidad porque una pariente de Quines estuvo internada y cuestionó todo lo que vio: “Hacía 11 meses que no volvía y puedo decir que no vi ningún cambio de los que habla el Estado, si no hay recurso humano de nada sirve lo edilicio que están haciendo. En esa semana murieron 2 bebés, uno por el uso del fórceps, y por supuesto, la noticia no salió en ningún lado”.

También remarcó que hace 18 años su marido murió a causa de una mala praxis ejercida en el Hospital. “Esa vez no quise hacer nada porque tenía a mis hijos chicos, pero esta vez voy a ir hasta las últimas consecuencias”, concluyó Casares.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR