X

Desesperación: “Sr. Gobernador, ayúdeme a rescatar a mi hijo porque alguien lo tiene”

La mamá de Juan Carlos Rubilar se aferra a la esperanza de que “Pupi” está vivo, que alguien se lo llevó. Pide “por favor” que la Policía no se detenga la búsqueda y que a Villa Mercedes lleguen más efectivos para poder encontrarlo.

"No puedo vivir así", el fuerte testimonio de una mujer que quiere volver a abrazar a su hijo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/02/2018 14:51
PUBLICIDAD

Mientras los rastrillajes continúan en campos del sur en Las Isletas, la familia no deja de movilizarse, y cada vez que sale a la calle para que la búsqueda se mantenga vigente obtiene el acompañamiento y la solidaridad de los villamercedinos.

“Lo único que le pido al gobernador es que nos mande más gente, que venga Gendarmería de Mendoza que ellos saben buscar las huellas como cuando la gente se pierde en la montaña. Lo estoy pidiendo con el dolor de madre, no puedo seguir viviendo así”, le contó Mary Barrios a elchorrillero.com.

“A mi hijo alguien lo tiene, alguien lo agarró, no está muerto y ya me cansé de decirlo”, remarcó la mujer que no puede hablar sin que la invadan el llanto y el dolor. Pero así mantiene las esperanzas de volver a abrazarlo.

El martes a la noche, la mamá encabezó una nueva marcha en la ciudad y en diálogo con este medio reafirmó que se seguirá movilizando hasta que Juan Carlos aparezca. “Vamos a ir a San Luis para que el gobernador nos atienda y nos ayude, solo necesitamos más policías, porque los de acá son muy pocos para rastrillar tantas hectáreas de campo”, contó Barrios.

La mujer no sabe qué pasó después del 3 de febrero cuando el joven salió de los corsos en La Pedrera, pero tiene sospechas y quiere que la escuchen: “Él llegó hasta un campo, y ahí sus huellas se perdieron. Sé que no puedo culpar a nadie, pero ese señor tiene que decir algo”.

De esa manera, Barrios se refirió al dueño de la estancia que la Policía allanó porque los perros encontraron rastros, inclusive en el interior de una camioneta que fue secuestrada y peritada.

En esas tierras, especialistas de la Gendarmería Nacional hicieron estudios el sábado por la mañana, pero la familia no sabe cuáles fueron los resultados: “Nos dijeron que las pericias tardan diez días. Sigue pasando el tiempo no sabemos nada”.

“Necesitamos la ayuda de la Policía Federal, por favor señor gobernador, nosotros lo votamos y ahora lo necesitamos. Ayúdeme a rescatar a mi hijo porque alguien lo tiene”, pidió la mujer.

“Nosotros no tenemos plata, pero el que lo tenga, que me lo devuelva”, exclamó por último.

“Acá la ayuda es muy poca, solo la gente nos está apoyando. Nosotros salimos a buscarlo, pero se necesita mucha más gente, los policías que hay son pocos y no tienen ni linternas, se alumbran con los celulares y eso no puede ser así”, cuestionó Yésica Rubilar, hermana del muchacho desaparecido, durante la última marcha.

También recordó lo especial que es su hermano: “Es un chico bueno, no se pelearía nunca con nadie. Debe estar con mucho miedo porque nunca estuvo lejos de mi mamá. Nunca caminó tanto, no podría haber resistido tanto tiempo bajo el sol. No lo queremos en cajón, lo queremos vivo”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR