X

En el República “los vecinos son extorsionados y obligados porque tienen algún plan social”

Los datos actualizados confirman que en el asentamiento viven unas 14 mil personas y que el 70% resiste bajo un rancho de nylon y maderas. Los intereses políticos ya generaron una grieta entre los vecinos.

Acusaron que la marcha contra el intendente es orientada por el Gobierno provincial.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/05/2018 10:50
PUBLICIDAD

Uno de los síntomas se percibió ayer por la mañana con la movilización que realizó un sector del barrio al que vinculan de estar ligado al Gobierno provincial.

De esa manera se pudo conocer que un sector de la comunidad no está de acuerdo con la protesta que encabezaron unas 40 personas en la puerta del Municipio. El motivo es exigirle al intendente Enrique Ponce acciones que favorezcan una mejor calidad de vida.

“Nosotros ya fuimos al Municipio y estuvimos hablando con Petrino (Francisco) acerca de la situación del barrio. Pero hay un sector politizado que va en contra lamentablemente. Nosotros estamos trabajando y tenemos una comisión barrial que esa gente no quiere reconocer por cuestiones políticas”, contó Javier Aguirre en declaraciones al programa Agenda Abierta que conduce Nino Romero por Radio Dimensión.

Así se desnudaron algunas cuestiones que al menos hasta el lunes eran rumores.

“La movilización de esta mañana es netamente política, a través de las extorsiones de los vecinos que viven acá, que trabajan en el plan y que son obligados a ir a través de un grupo de whatsapp donde incentivan a la violencia, a ir con petardos. Esa no es nuestra posición”, dijo Aguirre que se encargó de brindar un panorama profundo de cómo sobreviven en un sector de la ciudad que crece desbordadamente.

Puntualizó que la movida es “netamente política promovida por el Gobierno de la provincia”, y que la acción “desprestigia el barrio, estigmatizando al vecino de que es violento”. Y contó que están trabajando con el Municipio, pero que dichas acciones no quieren ser reconocidas por ese grupo de vecinos debido “a una cuestión política”.

“La semana pasada tuvimos la posibilidad de conseguir el boleto estudiantil gratuito para los chicos del barrio y en esta semana entra Zoonosis. El Municipio está interesado y sabemos que no puede expandir su accionar por una cuestión legal”, sostuvo.

También remarcó que están informados sobre el proyecto de expropiación de los terrenos que fue presentado en el Concejo Deliberante y que tienen toda la documentación de los pasos que se fueron cumpliendo desde la comuna. “La provincia quiere desprestigiar diciendo que no tiene interés cuando es todo lo contrario”, añadió.

“Ayer (lunes) tuvimos una reunión con Petrino, que nos atendió exclusivamente. Nos explicó las limitaciones que tiene el Municipio por parte de la Justicia, pero ahora está trabajando con nosotros”, aseguró en la entrevista.

Remarcó que “lamentablemente hay una grieta, una división entre los vecinos”, y que existen grupos e whatsapp que “incentivan” esa división.

“Llegan con la ilusión de que van a conseguir trabajo”

En el barrio, según remarcó, “hay gente humilde, laburadora”. Se calcula que actualmente viven allí alrededor de 14 mil personas, que integran unas 3600 familias.

Los datos resaltan que entre los casos más vulnerables se encuentran las mujeres solas que llegan hasta con sus hijos escapando de situaciones de violencia de género, y se instalan en ranchos muy precarios. También hay familias que llegan del norte del país atraídos por la propaganda de que en San Luis hay trabajo.

“Vienen ilusionados ante las necesidades que viven en sus provincias con las promesas de que acá hay de todo, que salen a la calle y encuentran trabajo. Pero cuando llegan se dan cuenta que no es así y se están multiplicando las necesidades”, añadió Aguirre.

Otro grupo de gente, tal vez en su mayoría, es de San Luis y llegan en búsqueda de un pedazo de tierra ese extremo de la ciudad porque ya no pueden seguir pagando un alquiler: “Entonces se arman un rancho y se acomodan con lo poco que tienen. Los que pueden van haciendo bloques para construir sus casitas. Ya hay algunas de material, pero el 70% son ranchos de madera y nylon”.

La comisión tiene una fundación que colabora con la comunidad en la entrega de alimentos y ropas. Además se logró que las familias más carentes con niños reciban la leche del sistema sanitario público.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR