X

La Justicia le niega una orden de restricción a un hombre que denunció acoso y violencia psicológica

Una fiscal aseguró que es “prematuro” y por eso no fue otorgada. El pedido lo hizo un trabajador del Policlínico Regional que acusó a su jefa por iniciar una persecución luego que terminaran una relación sentimental.

El empleado del Hospital está de licencia médica.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 31/05/2018 05:06
PUBLICIDAD

El caso salió a la luz la semana pasada y fue el abogado del denunciante, Aldo Arrieta, quien se encargó de brindar los detalles de una denuncia que se hizo más de dos meses atrás.

La situación generó cuestionamientos del letrado y se puso en duda cuáles son los parámetros que tiene la Justicia para tratar los casos de violencia donde las víctimas son hombres.

Arrieta confirmó que la fiscal Sonia Fernández de Vargas dictaminó el pasado 24 de mayo que “era prematuro” hacer lugar a la medida solicitada porque el hombre ya fue traslado a otro sector para sus tareas laborales. “Claramente hay una discriminación de género”, aseguró el letrado en declaraciones a elchorrillero.com.

“Lo que no tiene en cuenta la fiscal es que afuera del trabajo mi cliente sigue su vida, y se pueden encontrar. Él no sabe qué puede llegar a pasar, qué reacción puede tener esta mujer”, aseguró.

Cuando la información se hizo pública habló el juez Juan Manuel Montiveros Chada; por ejemplo esta mañana resolvió citar a testimonial para la semana que viene a dos testigos ofrecidos por el denunciante.

“No se sabe con qué vara se miden estas cosas, porque cuando se trata de una mujer el tratamiento es inmediato, y así debe ser. Acá nosotros llevamos tres meses esperando que se resuelva”, añadió.

La denuncia fue realizada el 21 de marzo y según contó Arrieta, una vez que se la aceptaron (“después de andar dos días deambulando”), “fue tomada en broma”.

Contó que su cliente mantuvo una relación consentida con su jefa y cuando decidió terminar con ella “la vida se hizo insoportable”. La mujer no aceptó el alejamiento y, de acuerdo con el denunciante, los acosos comenzaron.

“Había manoseos, lo encerraba en la oficina, lo amenazaba con revelar lo sucedido a su mujer y hasta lo sometía desde el punto de vista laboral”, puntualizó el abogado.

“La situación motiva la separación de este hombre con su mujer, y solicita el traslada a otra área. Ahora está de licencia por prescripción médica”, agregó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR