X

Esa vieja costumbre de los falsos anuncios

Ayer Alberto Rodríguez Saá apeló una vez más a un recurso que le ha dado hasta ahora buenos resultados electorales.

Anuncios con el mismo formato, altisonantes y utilizando el mismo lenguaje.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 03/07/2018 09:18
PUBLICIDAD

En los últimos años hay varios ejemplos que dan cuenta de la efectividad de la fórmula del gobernador: anticipa obras sensibles en áreas como salud (hospitales) y vivienda.

Sin necesidad de explorar en los archivos, se pueden encontrar en la historia reciente más de un caso testigo.

Anuncios con el mismo formato, altisonantes y utilizando el mismo lenguaje.

Este lunes el gobernador de San Luis comunicó por segunda vez a la ciudadanía  la construcción de la misma obra: el hospital central.

En la campaña electoral de 2015 prometió una “revolución” en salud para los siguientes cuatro años. Ya consumió más de la mitad del mandato y los inmunerables centros de salud no aparecen más allá del Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos.

El caso más emblemático lo constituye el hospital de máxima complejidad. El 1° de abril de 2017 fue presentado por Rodríguez Saá en la Legislatura. El 10 de agosto fue publicitado nuevamente y el 14 de agosto la entonces ministra de Salud adelantó que en octubre comenzaba a construirse. Dijo que se había llamado a licitación la obra por $3 mil millones y que en 15 meses iba a estar listo en la zona de Terrazas del Portezuelo.

Iba a tener 400 camas y residencias médicas.

Ayer Rodríguez Saá dijo: “Queremos hacer en San Luis un hospital que sea lo máximo del mundo. Una posibilidad es que la Nación ponga la plata como parte de pago por la deuda que tienen con nosotros. Sería correcto y nosotros lo aceptaríamos. Sería un hospital que solucionaría los problemas nuestros y los problemas de Mendoza, San Juan, Río Cuarto, La Pampa”.

Ahora el costo previsto es de $3.500 millones.

En Buenos Aires, el kirchnerismo “inauguró” cinco veces el Hospital Materno Infantil “Alberto Balestrini” en La Matanza

Se pretende convertir el “relato” y su representación en la realidad. Pero la única verdad es que hubo dos anuncios rimbombantes de una misma obra en menos de un año.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR