X

Detuvieron a una persona por el triple crimen en Mendoza

Fueron asesinadas a cuchillazos una joven de 22 años, su madre, de 48, y un niño de 4 años. Detuvieron al novio de la joven

La policía detuvo al novio de una de las víctimas, de 22 años, quien es por el momento el único sospechoso por los crímenes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/07/2018 11:03
PUBLICIDAD

Dos mujeres, una madre y su hija de 22 años con discapacidad motriz, y un niño de 4 años, nieto y sobrino de ambas, fueron asesinados en una vivienda del municipio de Maipú, en Mendoza.

Por el triple crimen fue detenido el novio de la joven, de 23 años, al que le encontraron rastros de sangre en sus zapatillas. Las investigaciones apuntan a un femicidio y un doble homicidio vinculado.

La madre del detenido aseguró que su hijo “es inocente”, y que en el momento del crimen el se encontraba con ella y que “antes había estado en un partido de fútbol”. “Mi hijo estuvo jugando a la pelota con los amigos y después cuando escuchamos los gritos fuimos a ver qué pasaba”.

El triple homicidio ocurrió entre las 11 de la noche del domingo y la 1 de la madrugada del lunes en una vivienda del municipio de Maipú. Allí se encontraba la dueña de casa, Alejandra Ferreyra, de 48 años, junto a su hija, Karen Arenas, y su nieto Yariel Bruno, hijo de Janet, su otra hija, quien había salido a cenar con amigos.

Según fuentes de la causa, de acuerdo a los primeros análisis, la entrada no fue violentada ni fueron sustraídos objetos de la vivienda. Estaban los electrodomésticos y los celulares de las víctimas. Razón por la cual, para los investigadores, la posibilidad de un robo quedaba descartada.

Al ser interrogado, el muchacho reconoció que había estado en la casa de su novia, con la que mantenía una relación desde hacía dos años, pero aseguró  que se había retirado a las 22.30, casi a la misma hora en que salió Janet a juntarse con amigos.

Sin embargo, el hecho que determinó su detención como sospechoso del triple crimen fue que al allanar la vivienda de Ledesma los policías encontraron que sus zapatillas tenían manchas de sangre.

Nora, la madre del joven, sostuvo que las manchas de sangre encontradas en las zapatillas de su hijo fueron llevadas a su vivienda por el perro caniche. “El perro era de los dos. El perro iba y venía de las dos casas. Se manchó y después se acostó sobre la zapatilla de mi hijo”, argumentó.

Y remarcó que su hijo no tiene antecedentes y que siempre estuvo muy pendiente de su novia. “Siempre la llevaba y la traía a todos lados. Ellos eran inseparables”, aseguró.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR