X

Foresti: “No quiero pensar que se trate de un negocio político porque el daño es más profundo”

El abogado y fundador de la APDH valoró ayer como una “barbaridad” las declaraciones de Estela de Carlotto que perdonó al gobernador Alberto Rodríguez Saá por la carta al dictador Emilio Eduardo Massera.

Foresti, que es abogado querellante en juicios por Delitos de Lesa Humanidad en San Luis, pidió "más respeto por la memoria de los muertos".
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 27/07/2018 17:37
PUBLICIDAD

Uno de los principales referentes de los derechos humanos de San Luis, Norberto Foresti fijó posición y repudió el pronunciamiento público de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. Consideró que “no se puede lavar la cara de Rodríguez Saá”.

En su visita a San Luis, Estela de Carlotto sostuvo que la carta de Alberto Rodríguez Saá es un “mal recuerdo” y forma parte del “pasado”.

Se expidió en esos términos cuando le pidieron una opinión sobre el documento que Rodríguez Saá y otras personas le enviaron en 1978 a Emilio Massera. Allí se “señalaba” a dirigentes políticos de San Luis como “subversivos” y pedían un “castigo ejemplar”.

Foresti, que es abogado querellante en juicios por Delitos de Lesa Humanidad en San Luis, pidió “más respeto por la memoria de los muertos”.

Dijo que el cambio de opinión de Carlotto es “una barbaridad” y que es un problema que tienen distintos organismos y dirigentes que “mezclan la política partidaria con los derechos humanos”.

“¿Quién es Estela de Carlotto para perdonarle al gobernador o a quién sea? Y como si fuera poco da a entender que efectivamente tiene algo que perdonar”, cuestionó en declaraciones a elchorrillero.com.

En su momento desde la APDH se opusieron a participar de la secretaria de Derechos Humanos “porque era confundir la política de DDHH con la partidaria de un gobierno determinado”, recordó.

Además señaló que en el tema “hay que ser muy serios”, porque “se puede hacer política de DDHH pero lo que no se puede hacer es política partidaria de ellos”.

“Si vos hablás como dirigente político del Kirchnerismo, como es el caso de Estela de Carlotto, decí lo que quieras, pero hablar en nombre de Las Abuelas de Plaza de Mayo es haber perdido toda vigencia moral y respecto”, manifestó Foresti.

“No se puede involucrar con un gobierno desde el punto de vista partidario, porque los gobiernos son los productores de las violaciones de los derechos humanos”, insistió.

“Tengo esta posición desde que se comenzaron a hacer los asados en la ex ESMA”, dijo Foresti.

En este sentido destacó que en ese lugar “la electrocutaron a Ana María Ponce y hoy me entero que es precisamente su hijo quien trajo a la abuela de Plaza de Mayo, lo cual es una contradicción muy grande”.

“Me parece que Carlotto se equivocó y no quiero pensar que se trate de una especie de negocio político que tenga mayor proyección, porque entonces el daño es mucho más profundo”, concluyó Foresti.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR