X

Villa Mercedes más insegura; un ladrón usó un cuchillo para asaltar una panadería

Los propietarios impidieron que se llevara todo el dinero, y salieron detrás para alcanzarlo pero no lo lograron.

Ocurrió en la panadería “Mundo Dulce” ubicada en el Barrio Viva San Luis.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/02/2019 14:03
PUBLICIDAD

Un nuevo hecho delictivo tuvo como blanco a un comercio de la ciudad de Villa Mercedes. En este caso se trató de la panadería “Mundo Dulce” ubicada en el Barrio Viva San Luis.

Este lunes alrededor de las 20:30 un hombre ingresó al local y simuló ser un cliente; pero después sorprendió a una de las propietarias con un cuchillo de carnicero. Fue así que pudo llegar a la caja para llevarse el dinero.

Ante el temor, la mujer pidió auxilio y su hijo Leandro Arregin, que se encontraba trabajando atrás, se acercó y golpeó al ladrón con una bandeja en las manos y en la nunca. Fue por eso que el ladrón decidió emprender la fuga.

Gracias a que Arreguin intervino, el delincuente sólo pudo llevarse “muy poco dinero” y todo quedó registrado en la cámara de seguridad del negocio, según contó a El Chorrillero.

Él junto a otros familiares y vecinos que estaban en el lugar, intentaron alcanzarlo al asaltante, pero no pudieron detenerlo. “Lo corrimos todos, pero al llegar a la esquina, le perdimos el rastro”, explicó.

“Tenemos por costumbre sentarnos afuera a tomar unos mates, cuando baja el sol. En ese momento estaba mi mujer, una tía y mi madre”, relató.

Más tarde realizaron la denuncia en la Subcomisaría 22º, ubicada a unas cuadras del comercio. “Nos dijeron que iban a investigar y lo iban a seguir para ver si lo podían encontrar, pero muchas esperanzas no nos dieron”, contó.

Arregin mencionó que en la zona los hechos de inseguridad se han replicado en el último tiempo. Por ello, los vecinos han optado por conformar un grupo de Whatsapp en el que se mantienen informados permanentemente, para prevenir cualquier ilícito.

Hace aproximadamente un mes y medio asaltaron a otra panadería del barrio “con la misma modalidad y un cuchillo”.

“Lo más triste es que tenemos la comisaría a dos cuadras. Un patrullero podría recorrer la zona. El delincuente se escapó corriendo y la Policía no hizo nada”, planteó Arregin.

“Hoy un vecino nos contó que también le robaron, entraron a su casa a la noche, se llevaron una soldadora y otras cosas más”, agregó.

La preocupante situación ha llevado a que la familia de Arregin analice sólo atender por la ventada del local.

“Es peligroso, ahora fue un cuchillo y ¿si traía un arma?”, expuso el comerciante que analiza atender por una ventana a sus clientes.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR