X

Pablo Moyano disertó en el Vaticano

El vicepresidente de la Federación Internacional del Transporte (ITF) fue invitado a disertar en las Academias Pontificias. El camionero puso en debate la contaminación y el impacto de las nuevas tecnologías en los trabajadores. Pidió que no haya despidos ni flexibilización laboral. Son señales de los tiempos que se vienen. La firmeza del plan polaco.

Moyano habló desde una tribuna fundada por el Papa Cemente VII en 1603.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/03/2019 10:34
PUBLICIDAD

Pablo Moyano fue el centro de atención del cónclave sobre tecnología, cambio climático y transporte organizado por las Pontificias Academias de las Ciencias en El Vaticano.
Según pudo saber ámbito.com, el líder camionero envió por primera vez en su historia sindical un mensaje televisado a nivel internacional, destinado a más de 240 millones de trabajadores de todo el planeta.

Además del camionero, expusieron otros gremialistas argentinos del transporte como Juan Pablo Grey, de Aeronavegantes; Julio Sosa, de La Fraternidad, y Sergio Sánchez, de los peajes, quien alertó que su actividad está en jaque por el avance de la tecnología y el reemplazo de trabajadores por cabinas automáticas. También estuvo Huguito Moyano, abogado y asesor legal de varias organizaciones sindicales.

Moyano habló desde una tribuna fundada por el Papa Cemente VII en 1603, bajo las mandas del científico Galileo Galilei, que hoy posee entre sus más destacados integrantes a 60 Premios Nobel de las más variadas disciplinas.

La rareza se explica en la visita de los popes de la Federación Internacional del Transporte (ITF) al papa Francisco. Apadrinados por Marcelo Sánchez-Sorondo, desfilaron por las callecitas vaticanas el presidente de la ITF, el australiano Paddy Crumlin, su secretario general, el inglés Stephen Cotton, el director de investigaciones automotrices de la Universidad de Stanford, el profesor Chris Gerdes, y el hijo mayor de Hugo Moyano, representante de la ITF para América y el Caribe.

El programa oficial revela que la Federación y el canciller de la Academia emprendieron esta cumbre de transportistas a los efectos de considerar y discernir las eventuales soluciones que pueden aportar el indispensable universo del transporte, sea al cambiamiento climático, sea a la dignidad humana de cada hombre y mujer.

Pretenciosos, desde Roma, proposieron “salvar el planeta y promover la dignidad humana de cada hombre y mujer” con un nuevo imperativo ético que emana, ya sea del mandato de las diferentes religiones, de la sabidu­ría práctica representada por los líderes de las nacio­nes, o por los más acreditados sabios y científicos del mundo.

Sentaron a Moyano cerca de las celebridades internacionales. Los CEO’s de las cuatro automotrices más grandes del mundo lo escucharon atentos. El camionero puso en debate la contaminación y el impacto de las nuevas tecnologías en los laburantes. Pidió que no haya despidos ni flexibilización laboral. Son señales. Pequeñas y gigantes al mismo tiempo. Nunca antes se habían juntado bajo un mismo cielo los monstruos del transporte mundial. Lo escoltó el mentor del 21F, Gustavo Vera. Lo invitó Sánchez Sorondo. Las puertas se las abrió el Papa Francisco. El plan polaco sigue firme al pie de la letra.

La cumbre de los líderes del transporte enlazó la cultura del diálogo y discernimiento planteada por Jorge Bergoglio, una continuidad de las otras cum­bres realizadas con dirigentes sociales, religiosos, intendentes, jueces y médicos de diferentes partes del mundo. Sueñan que mueva decisivamen­te a la sociedad toda, de arriba abajo y viceversa, a que en­frente el reto de nuestro tiempo y que suene de una vez por todas “el llamado a una profunda conversión ecológica” de unidad.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR