X

La falsa historia del changarín que devolvió 500 mil dólares

La Justicia confirmó que era “todo mentira”. “No hay empresario, ni camioneta, ni maletín, ni dólares ni revólver”, confirmó el fiscal de Nogoyá Federico Uriburu.

Clarín
José Leandro Sánchez, de 40 años, se había convertido en el "héroe" del martes con su historia.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/03/2019 21:34
PUBLICIDAD

La historia del día. El hombre humilde que conmueve con gestos en extinción. El changarín que se gana la vida pintando casas y que devuelve medio millón de dólares que se encuentra dentro de un maletín en plena calle. El muchacho, padre de familia, desempleado, que no aceptó la recompensa de un millón de pesos, consignó Clarín.

José Leandro Sánchez, de 40 años, fue el héroe del día martes. Con su gesto, conmovió a un país, a una sociedad ávida de actitudes como la de Pepe, como le dicen en Nogoyá, la localidad entrerriana que un día como hoy fue tendencia en las redes.

La ejemplar historia de Sánchez empezó a dibujarse el fin de semana, cuando el periodista local Maximiliano Medrano publicó en su muro de facebook un último momento: “Hace unos minutos, un nogoyaense habría encontrado un maletín con aproximadamente 500.000 dólares. Ante el nerviosismo de semejante hallazgo, me mandó un mensaje porque no sabía qué hacer con dicho dinero. Me comuniqué con la persona en cuestión, se trataba de ‘José S.’ quien nos prometió su visita en los estudios de radio (FM Libertad) para narrarnos detalladamente esta historia”.

De aquí en más, la gesta de Sánchez cruzó fronteras y se transformó en la buena noticia del día, en ese refresco necesario para paliar tantas pálidas, ese bálsamo que brinda la esperanza de que todavía se puede. En cada reportaje que Sánchez ofreció este martes, en la que contaba lo sucedido de memoria, insistía en que no quería una recompensa económica, sino un trabajo en blanco.

¿Qué contaba puntualmente? No queda muy claro, pero más o menos así: un hombre (Gustavo Schulz, dijo) bajó de su camioneta roja hablando por celular, discutiendo, con gestos ampulosos y abandonó -inexplicablemente- un maletín en una calle concurrida del barrio comercial Villa 3 de Febrero. Testigo de esa secuencia, Sánchez levantó el maletín, lo abrió, se obnubiló con la marea verde y se atragantó con el revólver negro.

Es la punta del ovillo de un gran cuento de ficción, que lamentablemente nunca existió. “Siendo las 20 horas del martes, estoy en condiciones de decir que todo es mentira”, le dijo a Clarín el fiscal de Nogoyá Federico Uriburu. La fiscalía intervino porque tanto Sánchez como Medrano confirmaron que dentro del maletín había un arma de fuego.

Mientras Sánchez sigue su raid mediático en la noche del martes, cumpliendo a pie juntillas la letra de su parlamento, el fiscal Uriburu, relajado y en medio de una sesión de kinesiología, confirmó que “no hay empresario, ni camioneta, ni maletín, ni dólares ni revólver. Nadie vio nada”.

Para fortalecer sus dichos, el fiscal se explaya: “La policía caminera en ningún momento visualizó una camioneta Chevrolet S–10, de color rojo, doble cabina, como la que describe Sánchez, y las cámaras de seguridad de la calle Paraná, donde encontró el maletín, no muestran absolutamente nada”.

De a poco se va conociendo la reputación de Sánchez, quien pasó de ser el Superman de Nogoyá a un chantapufi ávido de popularidad. “Estuve hace un tiempo en un programa de televisión, donde se presentó como mago, y cuando le tocó salir al aire, empezó su rutina, se tragó un papel y se atragantó. Tuvo que suspender el programa, que estaba en vivo”, se ríe el propio fiscal, que vaticina que “tiene todos los pergaminos para desembocar en el Bailando”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR