X

San Luis escenario de un escándalo de violencia en el fútbol

Un equipo puntano eliminado, jugadores heridos, interrogantes sobre el operativo de seguridad e incidentes en el campo de juego, fueron el resultado de una tarde oscura en el fútbol argentino, donde San Luis fue protagonista.

Foto: redes sociales.
Así escaparon de las agresiones los jugadores de Peñarol.
Actualizada: 12/05/2019 15:25
PUBLICIDAD

El escenario fue la cancha del Sporting Club Victoria donde el conjunto local disputaba ante Peñarol de San Juan el pase a la final del Torneo Federal Regional Amateurs.

El director técnico del plantel visitante, Cristian Bove contó el horror por el que debieron atravesar. Ya durante la noche habían sufrido agresiones en el hospedaje, según denunciaron dirigentes a través de los medios.

“No hay forma de ocultar lo que pasó y mi deseo es que desafilien al club. Todos, partiendo por los dirigentes, son responsables”, transmitió el DT a Tiempo de San Juan luego de los incidentes.

El partido debía comenzar a las 16:30 pero arrancó minutos antes de las 17. La demora fue porque no había una ambulancia en el predio para asistirlos ante cualquier accidente.

Los primeros incidentes ocurrieron tras la expulsión de Walter Quevedo, de Victoria. Hinchas ingresaron violentamente al campo de juego e intentaron agredir al árbitro. Durante más de 20 minutos el partido estuvo suspendido y tuvo que intervenir la Policía.

En el complemento, el resultado estaba dejando afuera al conjunto puntano y se desató la furia de los hinchas. Comenzaron a tirar bombas de estruendo dentro de la cancha.

Siguieron con proyectiles y botellas. Segundos más tarde, ingresaron al campo y agredieron al plantel de Peñarol.

Ante la violencia, los jugadores corrieron y se encontraron con que la Policía les cerró el portón, según contaron. Tuvieron que trepar un alambrado de dos metros para salir de la cancha, mientras los hinchas los seguían acechando.

Un capítulo especial merece la principal autoridad de Victoria. Roberto Vallejo, no sólo es presidente del club, es policía con rango de comisario mayor y jefe de la Custodia del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Vallejo también es el capitán del equipo y fue uno de los 11 que enfrentaron a Peñarol.

A esta altura está muy claro que el operativo de seguridad no estuvo a la altura de las circunstancias.

Bove reveló que fueron agredidos por jugadores, cuerpo técnico y la barra brava. “Nos pegaron en todo el partido. Cuando se suspendió quisimos salir de la cancha pero nos cerraron el portón y se armó una batalla campal. Los jugadores de ellos empezaron todo. Después se sumaron los hinchas. Queríamos ir al vestuario pero un policía nos cerró el portón y nos empezaron a pegar, no había cómo salir”, relató.

“A Ernesto Ceballo le dieron un rodillazo en el pecho y lo desmayaron. Hubo patadas, rodillazos, todos están lastimados”, agregó.

Ante esto, Bove consideró que el Tribunal deberá actuar debido a que “hay pruebas suficientes”.

Desde Victoria, responsabilizaron al presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia. Sostuvieron que se benefició a Peñarol para ascender al Federal A. Incluso, desde la Liga Sanluiseña de Fútbol adjudicaron los primeros incidentes a un “mal arbitraje”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR