X

La Policía demoró al asesor gubernamental Enrique Cabrera porque violó una orden de restricción

El ex secretario de Transporte de Alberto Rodríguez Saá está denunciado penalmente por violencia de género, y este fin de semana protagonizó un episodio que lo mantuvo durante varias horas en una seccional de Villa Mercedes.

El dirigente del PJ tuvo que ser llevado por la Policía después que su ex esposa advirtiera que había violado la restricción.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/08/2019 23:41
PUBLICIDAD

El pasado domingo, Enrique Cabrera fue demorado por violar una orden de restricción.

Esto sucedió en horas de la tarde noche cuando Carolina del Valle Sosa se topó con Cabrera, su ex marido, en la Parroquia Sagrado Corazón ubicada sobre la avenida Mitre.

La mujer lo había denunciado en mayo del año pasado por agresiones contra ella y su hijo adolescente. Se trató de un escándalo que lo llevó a renunciar al cargo que tenía en el Gobierno provincial.

La abogada que patrocina a Sosa, Leticia Lattini relató cómo sucedieron los hechos en declaraciones que hizo este jueves a elchorrillero.com.

“Desde hace 10 años realiza la misma rutina los domingos: ir con sus amigas a la parroquia a colaborar a la misma hora”, explicó.

“Cabrera vio el auto de ella y de las amigas afuera del edificio, sabía que estaba adentro. Entró, se puso al lado de ella y se armó todo el problema. Le pedía que se retirara y él no quería”, sostuvo Lattini.

Inmediatamente llamó al 911. Efectivos de la seccional Nº 9 se hicieron presentes y trasladaron a Cabrera a la dependencia, donde permaneció durante cuatro horas.

“A ciencia cierta sabía que ella estaba ahí, pero considera que es impune porque, según él, es funcionario público. Es lo primero que dice”, aseguró la letrada.

En su versión a la Policía, Cabrera sostuvo que se encontraba en “el subsuelo de la parroquia”.

Señaló que decidió subir “para confesarse” y una vez en la fila “es llamado desde atrás por su ex esposa”.

En la exposición, Cabrera resaltó que Sosa “era quien había violado la restricción”.

Lattini consideró estas manifestaciones como “estúpidas”.

“La prohibición la violó él ¿Qué va a decir? ¿Qué fue circunstancial?”, se preguntó la abogada.

“Lo tomó bastante mal (Sosa), fue una situación incómoda, obviamente le dio vergüenza. Fueron patrulleros, era un lugar público con mucha gente. Tuvo que salir de la iglesia y esperar en la puerta hasta que llegaron los agentes”, agregó.

La causa en la Justicia está caratulada como “lesiones graves, agravado por el uso de un menor (el hijo en común de la denunciante y el denunciado)”, y se encuentra en el juzgado Correccional y Contravencional de la Segunda Circunscripción Judicial a cargo Santiago Ortiz.

La etapa de instrucción en la que se recolectan los testimonios y pruebas culminó y ahora solo resta la determinación de Ortiz.

El dirigente de Villa Mercedes perteneció a la primera línea de funcionarios de la Provincia. Además de ser secretario de Transporte, se desempeñó como presidente de San Luis Energía.

Cabrera es asesor del gobernador Rodríguez Saá, según el último decreto de renovación de nombramientos que se conoce por su publicación en el Boletín Oficial. Además es autoridad del Partido Justicialista.

La denuncia

El hecho de violencia sucedió luego de la separación. Según manifestó Sosa, el ex funcionario se presentó en su domicilio para dialogar con el hijo que tienen en común.

Ingresó al hogar pero el chico “no quería hablar”, según se explicó en ese momento. Cuando ella se fue al baño, Cabrera subió las escaleras hacia la habitación del chico y le gritó; además “lo habría agarrado del cuello”.

Luego el ex funcionario ingresó al cuarto de Sosa y la empujó contra una pared.

Allí los hijos de la víctima intervinieron para defenderla y el hombre los agredió verbalmente. Luego intervino la Policía.

La secretaríaa de Estado de la Mujer #NiUnaMenos, Adriana Bazzano, nunca se pronunció sobre la acusación contra Cabrera.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR