X

Verduleros reclamaron por los problemas y gastos que ocasiona el protocolo de carga y descarga

Consideraron que deben afrontar una serie de compromisos extra y al mismo tiempo les piden que no aumenten los precios.

Están en desacuerdo con el protocolo impuesto.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 03/06/2020 23:30
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

A las 14:30 de este miércoles, expendedores de frutas y verduras mayoristas y minoristas de la ciudad de San Luis, Juana Koslay y La Punta se movilizaron hasta el Autódromo provincial Rosendo Hernández. El motivo: están en desacuerdo con el protocolo impuesto por el Gobierno para la carga y descarga de toda la mercadería.

Uno de los puntos es el horario fijado, que va desde las 8 hasta las 17. Esto implica para todos que si el camión llega después de ese horario, no pueden retirar las frutas y verduras hasta el día siguiente.

Otro problema son los “costos extras” que la nueva logística les demanda: deben contratar fletes y pagar “changarines” para trasladar los productos desde el Rosendo hasta sus locales. En el reclamo se volvió a sentir el pedido para que el Comité de Crisis autorice otros depósitos de descarga.

Los dueños de verdulerías llegaron hasta ahí para plantear una “flexibilización” en los horarios, según le contó a El Chorrillero, propietario de la Gran Feria Don Francisco, José López. Pasadas las 15 fueron recibidos por el encargado del Centro de Transferencia, Lucas Ros.

“No podemos manejarnos con esa medida tan estricta, de que a las 17 se corte la logística. Desde Mendoza el camión con mucha suerte puede salir a las 13 o 14 y son entre cuatro o cinco horas de viaje. Un vehículo no puede venir a 130 o 150 kilómetros por hora para llegar antes”, graficó para explicar el por qué del reclamo.

Ante esto propusieron que se implementen dos o tres turnos más: “De esa manera, en el caso de que llegue a las 22, haya una persona y lo pueda recibir. Estamos trabajando con mercadería perecedera, es alimento para la ciudad de San Luis, por eso pedimos cosas que son necesarias”.

López dijo que los gastos adicionales que acarrea el nuevo protocolo, se traslada (en una suba) al precio de toda la mercadería.

“Si no tengo el centro de carga y descarga habilitado, como le pasa a la mayoría, que no tiene la habilitación a pesar de que la presentaron hace más de quince días, tienen que hacer el trasbordo acá. Cuando hacen eso, tienen que contratar fletes y no sale barato”, expresó desde la puerta del autódromo.

La producción que queda a la intemperie es otra preocupación. Fundamentalmente porque a esta altura del año, las temperaturas comienzan su descenso.

El dueño de Fruta Show, Claudio Barroso explicó que los “changarines” encargados de buscar para la carga ya “no quieren ir hasta el Autódromo a trabajar porque no se quieren enfermar”.

“Si vamos a priorizar la salud, de esta manera es imposible con las condiciones climáticas”, agregó.

“Estamos en una contradicción bárbara. Cómo está la situación en el país, a la gente que no le alcanza, y con estas medidas debemos aumentar los costos, lo cual implica no venderle a nadie o correr al cliente”, evaluó.

Expuso que en el caso del examen PCR que el Gobierno solicita para la habilitación de centros de carga y descarga en los negocios tiene “un costo adicional y es mucho”.

“Desde nuestro lugar, hemos puesto más que voluntad para hacer esto, le vamos buscando la vuelta pero deber ser entre todos, tenemos que hacer estas cosas, no pedimos ni exigimos cosas raras”, manifestó.

El propietario de Transporte de Frutas Cítricas Andrada, Héctor Andrada, indicó: “Lo primero que tendría que estar en funcionamiento acá es el tema hisopado, como se hace Mendoza. Tenemos choferes que hace más de 20 días que quieren ir a la casa”.

“Lo que nos gustaría que revean es cómo podemos hacer con el conductor local, porque se trabaja con camiones y personas de San Luis. Queremos que pudieran ir a la casa”, finalizó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR