X

Sumergidos en la crisis, los colegios privados ven incertidumbre en el horizonte

Morosidad, pérdida de matrícula, necesidad de recursos para sostenerse y la caída de ingresos de los padres son algunas de las variables que desvelan a las instituciones. Frente a ese escenario cobra sentido un interrogante: ¿Las escuelas estatales tolerarán una posible migración de alumnos proveniente de las privadas? Algunos colegios ya están en proceso de notificación de las inscripciones y otras piensan estrategias para contenerlos.

El panorama "es negro" para las instituciones privadas de San Luis.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 15/09/2020 20:19
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

La educación ha sido uno de los temas que atravesó la vida de las familias a lo largo de los seis meses que lleva la pandemia. A la virtualidad, la cantidad de conocimientos que adquieren los chicos y la incógnita sobre la fecha de retorno a las aulas, se suma la incertidumbre de las familias que envían los hijos a establecimientos de gestión privada que también fueron arrastrados por la crisis.

El Chorrillero consultó a los referentes de las cámaras que nuclean a las escuelas privadas y del sector gremial de los trabajadores teniendo en cuenta el inédito escenario y que se avecina la instancia de inscripciones para 2021.

“El panorama económico es negro, es tremendo. Hay varias escuelas que están al borde del cierre, otras que no dan más. Algunas no tienen subvención, no reciben aportes del Estado, tienen mucha morosidad, alquilan, y con todo eso se hace difícil seguir. Es una ecuación económica difícil”, resumió al hacer un diagnóstico el presidente de la Asociación Civil de Escuelas Privadas (Aciep), Daniel Decena

En declaraciones a este medio transmitió la seriedad de la situación por la que atraviesan los institutos de la provincia como consecuencia de la crisis sanitaria. Advirtió que la disminución de matriculas “ha sido impresionante”, y ronda entre un 20% y 25%.

“Hemos perdido mucho. Las salas más de jardín, de tres años, se cerraron casi todas porque los padres no mandan más a los chicos. Las ludotecas también”, planteó.

En este contexto donde se aproxima el fin del ciclo lectivo y con ello la reserva de lugar, se les presenta la incertidumbre sobre la cantidad de estudiantes que seguirán en el ámbito privado y los que optarán por migrar al sistema público.

“Existe el temor de que se trasladen. La postpandemia será muy mala, ya lo es, puede empeorar, y eso nos va a afectar directamente a las escuelas privadas. Somos una de las tantas instituciones que tenemos serios problemas económicos por la realidad del país”, sostuvo Decena.

De manera similar se pronunció Sandra Pedernera, del Consejo Diocesano de Acción Católica de San Luis (Codecsal): “Es una de las posibles consecuencias, gracias a Dios no ha pasado, puede pasar pero lo cierto es que las instituciones hacen un gran esfuerzo y trabajo. Conocer las familias y qué necesitan”.

Decena señaló que están inmersos en un contexto en el que se enfrentan a la imposibilidad de aumentar las cuotas y tener que afrontar el incremento salarial de los docentes, que este año en la provincia fue previsto en un 40%.

En el comienzo de la pandemia, los gobiernos provincial y nacional congelaron el valor de las mensualidades hasta el 31 de julio. Luego de eso, los colegios pudieron aplicar una suba que fue desde el 10% al 25% “en función de sus realidades” y teniendo en cuenta “la economía de las familias”.

“El primer mes fue tremendo, un 70% u 80% de morosidad. Después fue disminuyendo y después volvió a subir”, indicó Decena.

Al respecto, Pedernera sostuvo: “Al principio fue un 70% de recaudación. El 30% de la gente optaba por no pagar o se demoraba. Estábamos recomponiéndonos, encima se cierra todo de nuevo y no sabemos qué va a pasar”.

Afirmó que la realidad del sector es “difícil”. “La merma de ingreso se notó porque muchos papás son emprendedores con comercios, no todos trabajan de empleados públicos (…) la parte privada se vio afectada y de esta manera repercute directamente en el colegio”, explicó.

Pedernera señaló que no tienen datos precisos de la cantidad de alumnos que dejaron colegios por la pandemia, Pedernera estimó que fueron pocos en las escuelas confesionales.

En este sentido, mencionó que desde la entidad, que nuclea 17 establecimientos buscaron “mantener a las familias a pesar de todos los inconvenientes y que nadie se fuera por causas económicas”. Una de las medidas adoptadas fue no cobrarles el recargo cuando abonan las cuotas después del 10 de cada mes.

Asimismo, dijo que cada institución implementa planes de financiamiento y analiza “los casos de manera particular porque está el que puede y el que realmente por la situación no”.

Según se conoció hay escuelas que ya informaron a los padres valores de la matrícula para el año que viene. Otras han previsto flexibilizaciones.

“Las escuelas se están moldeando a la realidad de los mismos padres. Un tutor va y plantea lo puedo abonar y lo hace, está abierto a las posibilidades. Se acomodaron para no perder a los chicos”, añadió en la misma línea Decena.

Pérdida de alumnos, una preocupación de las instituciones.

Las consecuencias en los docentes y la palabra de los gremios

El secretario General del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Juan Accornero transmitió que a lo largo de la pandemia, muchos maestros han tenido inconvenientes para recibir la totalidad de los pagos.

“Algunas instituciones han debido ir a audiencia con nosotros en el programa Relaciones Laborales, reconocer la deuda y luego poner a disposición lo que es la entrada de dinero, cuotas y demás”, contó.

Precisó que los principales argumentos de los propietarios de los establecimientos están vinculados a la morosidad de los padres y debido a “incentivos, material didáctico o cuotas extraordinarias retenidas por alguna patronal o por demoras en transferencias de fondos de parte del Estado”.

En cuanto a la posible reducción en la matricula reflexionó: “La crisis que venía arrastrando hace cuatro años, fue afectando el número. Hoy se ve obviamente amplificado por el tema de la pandemia dado que muchos padres son del sector privados o particulares, y al no poder trabajar no han podido continuar. Sobre todo esto se ve en los jardines maternales, están en peor situación. Al no poder pagar, directamente han retirado a los alumnos de las instituciones”.

“Los padres intentan mantenerlos en el sistema privado por el ideario del colegio o porque ellos tienen un grupo de amigos formados. Obviamente que si la situación no se los permite, cambian de gestión. Pero cuando se recuperan económicamente vuelven. Lo hemos visto a través de todas las crisis”, continuó.

La secretaria General de la Unión de Trabajadores de la Enseñanza Pública, Soledad Amieva Correa al ser consultada sobre una eventual ola de pases de los colegios privados a los estatales, consideró que “es relativo y no se puede mirar muy a futuro”.

“Es muy difícil pensar cómo será el futuro. Lo que si está claro es que habrá que hacer un gran trabajo y tener una política muy clara” para la educación, sostuvo la dirigente y señaló: “Hay que estar muy atentos, primero la propia vida y existencia”.

El rol del Estado

Tanto Pedernera como Decana señalaron que han planteado la realidad ante los gobiernos nacional y provincial,

Sobre el ATP como tenemos subvención muchos no la reciben. Es mas ruido que en realidad lo que es. No en gran proporción. De 40 personas quizás 2 lo recibieron”, dijo la referente de Codecsal.

“Hemos solicitado entrevistas con el ministro de Educación (Andrés Dermechkoff) para requerir apoyo, pero estamos esperando”, manifestó.

“Antes de la pandemia, pedimos una reunión con el ministro por el tema de los colegios no subvencionados, queríamos plantear algún tipo de solución para que fuéramos como corresponde, ayudados por el Gobierno”, explicó Decena.

Además, contó que hace dos semanas volvieron a hacer el pedido ante la cartera de Educación, pero no han obtenido respuesta hasta el momento.

La caída de ingresos de los padres

El ministerio de Trabajo de la Nación informó que el índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) correspondiente a mayo evidenció una caída de los salarios, en comparación con la inflación del período.

El sueldo promedio pasó de $56.955,63 a $ 57.057,90, es decir, una suba de apenas 0,1% nominal, mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del quinto mes del año se colocó en 1,5%.

Del mismo modo, la consultora Ecolatina estimó la inflación se acelerará hacia fines de año y cerrará apenas por debajo del 39%. En San Luis, en lo que va del 2020 es del 20,5% y la interanual llegó al 44,8%.

La ONG Defendamos Buenos Aires reveló que, por la crisis, 250.000 estudiantes de la primera y secundaria de Capital Federal y provincia de Buenos Aires dejaron los colegios privados y se pasaron a la enseñanza pública y gratuita a comienzos de año. Teniendo en cuenta la baja recaudación creen que en un tercio de los colegios privados podría desaparecer en los próximos meses.

En la misma línea, hace unas semanas fuentes del ministerio de Educación informaron a Infobae: “No se puede saber nominalmente, pero sí podemos hacer un balance y ver que efectivamente hay una migración de la privada a la pública, inversa a la que se venía produciendo. Se puede observar una asociación entre estos datos y los de la crisis de 2001/2002, evidenciando que hay un marco económico que se vuelve condición de posibilidad, aunque puede que no sea la única explicación”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR