X

Mientras en el pueblo falta el agua, el intendente de Justo Daract impulsó el aumento de sueldos políticos

Alfredo Domínguez logró que el Presupuesto 2021 cuente con incrementos en las partidas dirigidas al Ejecutivo Municipal y al Concejo Deliberante. Esto se da en un contexto de crisis por las falencias del servicio y por la demorada construcción del acueducto de Lavaisse.

Alfredo Domínguez, intendente de Justo Daract.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 04/11/2020 13:10
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Por estos días los habitantes de Justo Daract padecen el faltante de agua en diferentes puntos de la localidad. Pero antes de encontrar soluciones para los habitantes, el intendente Alfredo Domínguez consiguió subir las dietas comunales y legislativas.

Así lo prevé el Presupuesto Municipal 2021 que aprobó el Concejo Deliberante la semana pasada, y que tuvo el visto bueno de los ediles que responden al partido del jefe comunal.
El bloque albertista del Frente Justicialista de Todos aportó siete votos (Noel Alcaraz, Miguel Miranda, Anabel Cano, Fabiana Michis, Marina Batista, Marisa Lucero y Graciela Cortes). Natalia Moure de Todos Unidos dio su apoyo.

En contra votó el bloque UCR por San Luis, Ramón Guerrero y Roberto Flores. La votación final fue de 8 a 2.

Esta noticia se conoce en un escenario marcado por los problemas del agua, los cuales datan desde hace un tiempo. Hay inconvenientes de la baja de presión y cortes intermitentes.
Los trastornos aumentaron en los últimos días y múltiples zonas se encuentran directamente sin el servicio: una situación que se agravó por las altas temperaturas. Si bien alcanza a toda la localidad, vecinos de los barrios 80 Viviendas, La Colonia y Centro son quienes más lo padecen.

En un video que subió el 1º a Facebook, el intendente dijo: “Estoy encima del problema y del dolor que significa esta carencia. No he parado de trabajar desde el primer día de gestión para tratar resolver y no hemos dejado de invertir para optimizar lo que tenemos”.

La obra de solución de fondo está demorada y la localidad está en emergencia hídrica.

“Necesitamos de los vecinos para sortear este problema. Hay que entender las medidas restrictivas que tiene la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante para administrar el momento. No hay más agua por el momento. Está llegando una bomba para reemplazar otra más pequeña hasta se repare la que está fallando. Es necesario que comprendamos que debemos utilizar el agua lo mínimo e imprescindible”, explicó.

Se espera la construcción del acueducto de Lavaisse que es la respuesta definitiva.

A la hora de la asistencia, los bomberos voluntarios se pusieron la mochila al hombro. Según confirmaron desde la entidad, en la tarde de este martes tenían programado 14 viajes para llenar los tanques de los hogares.

“Nos llaman desde todos lados. Hay zonas que directamente no tienen una gota siquiera. Por eso montamos un operativo para llegar y asistir con dos camiones bombas”, sostuvieron a El Chorrillero.

También agregaron que las personas deben llenar una planilla. “Hay gente que no les llega nada, ni una gota y otras muy poquito que es insuficiente. Los problemas vienen desde hace bastante, no es nuevo”, dijeron.

Las subas

En síntesis, el Presupuesto establece un total de $225.593.600 para el año que viene de los cuales $185.761.050 (82,34%) serán gastos corrientes y $39.832.550 de capital (17,66%).

Es en el cuadro de recursos humanos donde se observan las partidas dirigidas para los estamentos gubernamentales. El Ejecutivo municipal, con ocho autoridades (intendente más funcionarios) recibirá $18.800.000.

Haciendo una comparación con la actual norma ($15.265.000), el incremento es del 18,80%.

El Concejo con 16 personas (concejales, secretarios y asesores), recibirá $13.391.300: un 21,6% más ($11.005.070 fue lo presupuestado en el 2020).

En tanto, no se establece una suba para los trabajadores municipales ya que, por ordenanza, el incremento está atada a la actualización que decida el Gobierno provincial para la administración general.

“Habrá un aumento de las dietas para el Concejo y para la intendencia. ¿Sabés la cantidad de negocios que deben laburar para llegar a los $50 mil? ¿La cantidad de gente, de hermanos, que no tienen para comer en medio de la pandemia? Esa es la realidad, ningún político se bajó el sueldo, se lavan las dos manos”, sostuvo Guerrero en declaraciones a El Chorrillero a la hora de fundamentar su postura.

Así, manifestó que Domínguez “esconde el aumento”.

“No pone el importe que van a percibir el intendente, concejales ni secretarios, nada, pone gastos, no pone dieta. Pero al final es una suba y nadie lo corrigió”, indicó.

Por otra parte, para trazar un paralelismo, la comuna no prevé obras significativas ni tampoco mayores detalles.

Servicios públicos con $63.537.500, vereda y mantenimiento de calles con $5.350.000, reparación de edificios municipales con $5.170.600, ampliación y refacción de alumbrado público con $5.224.600, espacios verdes y forestación con $4.120.600, anfiteatro de los sueños con $2.940.200, barrido y limpieza con $4.812.350, servicio de agua y cloacas con $38.521.900 y riego y reacondicionamiento de calles con $3.765.000, son algunas de las definidas como “inversiones”.

Otro apartado que sobresale es que Domínguez (al igual que Rodríguez Saá y hasta Sergio Tamayo) podrá disponer de reestructuraciones y modificaciones en las partidas “que considere necesaria”.

Se trata del artículo 5º del Presupuesto que solo contará con dos “limitaciones”: que “el crédito para trabajos públicos no podrá transferirse a otro destino” y que “la cantidad de cargos fijados para cada categoría no podrá ser modificado”.

Un dato para agregar es que el proyecto ingresó el 28 de septiembre, cuando Justo Daract estaba en pleno aislamiento obligatorio, y el Concejo se abrió solo para que tomara estado legislativo.

“Tuvo un tratamiento inmediato y apresurado. Creo que tenemos una buena convivencia democrática, no hay que sacar ventaja”, manifestó.

Entre los fundamentos que reza la más importante norma municipal, afirma que “más allá de haber mejorado notablemente la autonomía financiera en el año 2020 respecto al 2019, aún estamos lejos de poder cubrir con recursos propios”.

Además, espera una proyección de la inflación del 29% y da cuenta que la pandemia “ha generado una notable disminución en los recursos coparticipables que reciben los municipios afectando seriamente las arcas municipales”.

Esta no es la primera gran polémica que gira en torno a la dirección que opta el municipio. A comienzos de año, el órgano legislativo comunal autorizó una suba del 600% de los impuestos y un 120% en el sueldo de Domínguez.

En esa oportunidad, del cuadro tarifario, se desprendió que el salario del jefe comunal subió de $50 mil a $120 mil.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR