X

La UNViMe celebró la primera asamblea universitaria

A partir de la realización quedará cumplimentada la última etapa relativa al proceso de normalización de la casa de estudios, que ahora cuenta con todos sus órganos de cogobierno en funcionamiento.

Rector David Rivarola.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 05/01/2021 09:40
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El 16 de diciembre se llevó a cabo la primera asamblea universitaria de la Universidad Nacional de Villa Mercedes con la participación de los representantes de todos los claustros que conforman los actuales órganos de gobierno en la institución.

El rector, David Rivarola sostuvo que este acontecimiento se inscribe entre “los antecedentes históricos más importantes de la UNViMe, junto con el 9 de diciembre de 2011, fecha de creación, y el 26 de setiembre de 2019, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas de autoridades”.

“Como hecho trascendental se puso a funcionar el máximo órgano de gobierno que es la asamblea universitaria, que está constituida por los consejeros de escuela, docentes y alumnos, y dos no docentes que entran en forma directa elegidos por sus pares”, señaló el rector.

Rivarola explicó que se pudo realizar “esta primera sesión en un ambiente de total cordialidad y con asistencia perfecta” y resaltó que se haya desarrollado en el salón de actos de la Escuela Juan Llerena “un sitio histórico de Villa Mercedes, para albergar un acontecimiento que también lo fue, lo cual es ciertamente emblemático”.

Rivarola destacó “el trabajo organizativo previo que desplegó un gran equipo para poder realizar la sesión, que se cumplió en forma presencial y mixta, respetando todos los protocolos sanitarios que exigen las normas de prevención por la pandemia”.

“Estoy convencido que a partir de este hecho comenzamos a transitar una nueva etapa”, dijo Rivarola y tuvo en cuenta que después de 11 años y cinco rectores, la UNViMe adquiere ciudadanía plena en dentro del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

La vicerrectora, Graciela Balanza dijo que “tras dar el visto bueno al reglamento de funcionamiento, por ser la primera sesión, el eje principal de la asamblea fue la aprobación del estatuto de la universidad que cierra el proceso de normalización”.

La asamblea.

En este orden, apuntó que se habían detectado “algunas contradicciones entre artículos del estatuto provisorio y varias inconsistencias en relación al convenio colectivo de trabajo de los docentes universitarios, que es posterior al estatuto, y con la propia Ley de Educación Superior, todo lo cual debía subsanarse”. Y agregó: “A partir de ahora se ha logrado la autonomía plena para que la universidad dicte sus propias normas”.

“El desempeño de los treinta asambleístas fue ejemplar con distintas miradas en algunos casos, pero no obstante el 80% de las modificaciones se aprobaron por unanimidad, lo que marcó el nivel de consenso alcanzado en la interpretación del sentir de la comunidad universitaria, sobre todo en lo relacionado al convenio colectivo de trabajo del sector docente”, manifestó.

La vicerrectora sostuvo que “fue fundamental, entre las modificaciones, la integración de distintos órganos de gobierno que está previsto en la propia Ley de Educación Superior”.

Allí se inscribió la integración de los directores de escuela y los de departamentos al consejo superior como miembros plenos, con voz y voto, y de los coordinadores de carrera, en los consejos de escuela, con voz pero sin voto.

“Vamos a lograr una mayor coordinación de acciones entre los distintos órganos colegiados, desde las comisiones de carrera hasta el consejo superior inclusive”, dijo.

El rector consideró que se ha dado “un paso muy importante en pos de la institucionalización de la universidad, pero aún faltan muchos aspectos que habrá que reglamentar y sobre los cuales se va a seguir trabajando en adelante”.

Rivarola mencionó que la asamblea, luego de aprobar su reglamento interno y de modificar 29 artículos del estatuto, designó dos comisiones de trabajo. Una para efectuar una propuesta de modificación del régimen electoral, dado que a partir de las próximas elecciones se incorporará el claustro de graduados a los órganos de cogobierno; y la otra que va a trabajar en una revisión del estatuto aprobado en aspectos que no se abordaron en esta instancia. Ambas comisiones tendrán 120 días para expedirse y allí se llamará a la segunda asamblea, ya en 2021.

Rivarola informó que el paso siguiente fue la presentación ante la secretaría de Políticas Universitarias, para luego de su revisión técnica, esperar la publicación final en el Boletín Oficial de la Nación, a partir de lo cual entrará en vigencia el nuevo estatuto.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR