X
PUBLICIDAD

ELECCIONES 2021

Ahora el Gobierno dice que los microcréditos no serán en plata

Tras el enojo de quienes hicieron horas de fila para poder acceder al beneficio, desde la Casa de Gobierno aclararon que los interesados deberán presentar “una factura” de lo que quieren adquirir y se depositará el dinero a los proveedores. A cinco días del anuncio, aún no hay información cómo se implementará.

Foto Adriana Gurlino
El enojo de la gente que fue a inscribirse.
Actualizada: 25/09/2021 23:58
PUBLICIDAD

La ilusión que despertó el martes el gobernador Alberto Rodríguez Saá en los sanluiseños que tenían la intención de acceder a los microcréditos se fue evaporando con el correr de las horas. Primero fue la confusión en las inscripciones y más tarde se sumaron las limitaciones para obtener el préstamo.

Si bien, en el reporte extraordinario que dio el martes dijo que podrían anotarse desde el jueves, esto no se cumplió. Cientos de personas hicieron filas desde la madrugada, pero les dijeron que no tomarían solicitudes. Muchos se trasladaron desde el interior a la sede de la Caja Social con la esperanza de acceder al dinero para adquirir materiales y herramientas. También muchos se postulan con la intención de pagar deudas y comprar alimentos.

El anuncio fue realizado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá el martes pasado.

“Lo que puede haber generado la confusión, por la cual varias personas se acercaron este jueves a consultar en la Caja Social, es la convocatoria para los créditos blandos de $500.000 y $1.000.000, cuya fecha de lanzamiento es hoy, y en ese sentido ya estamos trabajando en el interior provincial y en los próximos días informaremos más detalles”, declaró por la noche la jefa de Gabinete, Natalia Zabala Chacur a la agencia oficial de noticias.

Lo cierto es que, según el anuncio, ambas convocatorias iban a iniciar el mismo día.

Ambas inscripciones iban a comenzar el jueves.

Las consecuencias de la errática comunicación y la improvisación del Gobierno se vieron de inmediato. En las primeras horas del viernes la gente se agolpó en las instalaciones de la Caja Social para anotarse y antes de las 8 frente al manoseo oficial se desató una protesta que incluyó un corte de calle y la quema de basura.

El director de Estadísticas y Censos, Mariano Cozzolino habló con algunos medios y adjudicó el malestar de los vecinos a “una confusión técnica”. Al mismo tiempo, aseguró que “no se les va a dar la plata directamente a las personas”.

Ejemplificó con un postulante que necesita adquirir un horno pizzero. Para eso deberá presentar una factura del lugar donde va a comprarlo y por medio de la Caja Social “se le va a depositar al proveedor y va a poder retirarlo”.

Ambas inscripciones iban a comenzar el jueves.

Esta modalidad no había sido expuesta por Rodríguez Saá y tampoco aparece en las páginas oficiales del Gobierno, de forma que persiste la poca claridad en que se llevará adelante.

“Es una falta de respeto que ahora pongan un cartel porque nunca informaron que no había que venir, lo peor es que juegan con la necesidad de la gente”, se quejó una mujer este viernes.

Cozzolino se limitó a anticipar que la inscripción se hará en los barrios de toda la provincia.

“Entre hoy y mañana vamos a dar el cronograma, las formas y lugares donde se van a poder ir inscribiendo para que después sea más sencillo”, afirmó el funcionario, aunque hasta la tarde de este sábado, no habían difundido nada al respecto.

Al mismo tiempo, sostuvo que “se van a analizar los tres tipos de créditos y evaluarán”. Para eso, harán un “acompañamiento” a los interesados para saber “lo que necesitan, cuánto y cómo es la mejor manera de ayudarlo”.

Durante el reclamo que se realizó este viernes por la mañana, las familias expusieron diferentes realidades. Algunas iban porque necesitaban adquirir comida, como una mujer que se había trasladado desde San Jerónimo: “En mi localidad no hay trabajo, tengo que ir al basural a buscar cartón para vender. Hay días que no comemos, mi hijo llora por un pedazo de pan”.

En otros casos, buscaban el dinero para poder avanzar en la construcción de una habitación o comprar herramientas para trabajar de forma independiente.

En este sentido, Cozzolino explicó que los microcréditos estarán destinados a “todas las personas que no tengan un trabajo formal y categorías de monotributo más bajas”.

“Tiene que ser algo que se pueda comprar en un proveedor”, continuó.

Por otro lado, hizo referencia al tiempo que demandará. Aunque aseguró que “la idea” es hacerlo rápido primero deben anotar a las empresas que “quieran trabajar en esta modalidad”.

Y en relación a los créditos de $500 mil a $1 millón, manifestó que involucrarán “un proceso más largo porque hay un ida y vuelta de quien los solicita y ver el formato del proyecto de inversión”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR